«La balanza se está inclinando hacia las voces femeninas»

Vital Noval, ayer. / J. PETEIRO

Vital Noval llegó a Gijón, junto a su familia, en el año 96 y su gusto por la tonada le llegó tras escuchar a varios cantantes de canción asturiana

LORETO BARBÓN GIJÓN.

La música fue, y sigue siendo, la piedra angular que marca la trayectoria en la vida de Vital Noval (La Matiná, 1950). Trabajó en Mieres, en el pozo Polio, y fue precisamente gracias a su profesión que se embulló en el ámbito de la canción Asturiana. «Empecé a cantar musical coral cuando tenía dieciocho o diecinueve años. De hecho, también estuve en el coro minero de Mieres. Pero el gusto por la tonada me llegó tras escuchar a varios cantantes de canción asturiana y, sobre todo, cuando Hunosa organizó un concurso de tonada para sus trabajadores, allá por los años 80», confesó Noval, homenajeado ayer en la plaza Mayor para poner en valor toda una vida dedicada a la música y su entrega por garantizar el futuro de la tonada. «Creo que Hunosa solo organizó unos seis o siete concursos. Yo gané uno y, desde entonces, quise hacer más por este género».

Vital Noval llegó a Gijón, junto a su familia, en el año 96. Al poco tiempo entró a formar parte de la Asociación de Intérpretes de la Canción Asturiana (AICA). «Su función sigue siendo la misma hoy en día: divulgar la tonada y todo lo que hay a su alrededor para que sea reconocida por todos los aficionados», dijo Noval, quien también fue secretario de AICA. «Eso supuso tener que alejarme un poco de la interpretación de canciones, pues empecé a dedicarme a la presentación de certámenes y eso requería mucho trabajo». «Estuve ejerciendo de presentador unos años hasta que caí enfermo. Fue entonces cuando comenzó el recorrido final de mi trayectoria», explicó Noval.

Durante su recuperación, Vital Noval continuó yendo a diferentes eventos como oyente. «Es algo que me encanta y, además, creo que los concursos como el de la plaza Mayor son un aliciente especial para mantener viva la canción asturiana. Sigo en pleno proceso de recuperación pero si no me hubiera puesto enfermo, seguiría yendo a los eventos no solo como oyente, sino también como participante», confesó Noval, quien también destacó el aumento de voces femeninas y jóvenes en la tonada. «Es curioso, porque antes predominaban las voces masculinas y ahora la balanza se está inclinando hacia el lado contrario».

«Ver que hay niños que hoy cantan tonada es el salvavidas de la canción asturiana, pues estos pequeños serán, el día de mañana, la elite de este género», dijo el homenajeado, profundamente agradecido a los aficionados de la canción asturiana: «Su fidelidad y entrega es encomiable y sus aplausos son el mejor aliciente del cantante de tonada».

Fotos

Vídeos