Balearia prevé un barco con pasajeros para retomar la autopista del mar con Nantes

José Llorca. / JORGE PETEIRO
José Llorca. / JORGE PETEIRO

La naviera podría reiniciar la línea en 2018 con ayudas a la promoción turística, sin esperar a la subvención comunitaria

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Los representantes de Balearia que ayer participaron en el V Foro de Transporte Multimodal no quisieron hablar del proyecto para retomar la autopista del mar entre Gijón y Nantes. Desde el Principado se quiso ser muy prudente en este asunto. Pero quien sí ofreció detalles fue el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, quien desveló: «No descarto la decisión unilateral de Balearia de iniciar la línea sin tramitar las subvenciones».

¿Por qué si hasta hace poco se consideraba fundamental conseguir la ayuda comunitaria de los fondos CEF? Llorca explicó que «se trata de una línea de pasajeros», es decir, Balearia utilizará buques para carga rodada y pasaje (ro-pax) como los que utiliza en el Mediterráneo. Una circunstancia que permite que «pueda haber aportaciones públicas por la promoción turística y otros aspectos en los que trabajamos».

El objetivo es que la naviera se beneficie de unas ayudas para la puesta en marcha de la autopista del mar que no choquen con la normativa comunitaria: «Trabajamos con una naviera seria que tiene una voluntad firme, siempre que sea en unas condiciones económicas que permita su rentabilidad. Por tanto, estamos evaluando cuál puede ser el nivel de las ayudas públicas necesarias y las fórmulas jurídicas que permita la ayuda de las administraciones en el ámbito de la Unión Europea», indicó el presidente de Puertos del Estado.

También se trabaja en la reducción al máximo de los costes en los puertos de Gijón y Nantes. Por ello, en breve responsables de Balearia visitarán el puerto galo.

Implicación gala

La implicación de las autoridades francesas también es fundamental. Fernando Lastra, consejero de Infraestructuras, explicó que «hoy noticias de la extensión de la red básica ferroviaria europea, lo que significa la conexión de Asturias con el eje atlántico. Pero Francia también tiene interés en conectar el puerto de Nantes-Saint Nazaire con esa red básica. Esto nos vendría bien».

En cuanto a la fecha en la que la línea se podría retomar, el objetivo es en el transcurso de 2018, aunque todas las partes implicadas no van más allá, de manera oficial, de que «nos gustaría tener la línea lo antes posible».

La convocatoria para los fondos CEF se ha retrasado a la primavera de 2018. Esas ayudas están condicionadas a la descarbonización de los puertos, es decir, que se potencien los barcos con propulsión a gas. Balearia ya cuenta con uno de estas características, el 'Abel Matutes' y «construye más buques de este tipo en diferentes astilleros. Eso permitirá acudir a ese tipo de subvención comunitaria», señaló Llorca.

El presidente de Puertos del Estado está convencido de la rentabilidad de la autopista del mar, a pesar de la mala experiencia con LDLines. Dijo que «se está haciendo una auditoría en Francia y ahí se valorará si la naviera era una 'cazasubvenciones' o hubo una situación real de no viabilidad. Estamos convencidos de que, excepto en los primeros años, la línea es viable. Por eso, necesita ayudas para que se consolide y que no cierre al acabarse las subvenciones».

Si un aspecto importante es que los barcos que operen la autopista del mar usen gas natural, no menos lo es la situación de la regasificadora. El problema es, según parece, que no se había previsto la posibilidad de que esa instalación pudiera surtir de gas a los buques, ni tras el almacenamiento como centro de distribución ni como combustible de los propios barcos. Es decir, España no había contemplado esa posibilidad y, por lo tanto, no existe legislación al respecto. José Llorca indicó que «es necesaria una modificación de la normativa española para embarcar gas», pero eso ya depende del Gobierno de la nación.

Más noticias

Fotos

Vídeos