Balearia supedita la autopista del mar a las ayudas europeas y tasas portuarias

Guillermo Alomar. / CITOULA
Guillermo Alomar. / CITOULA

La compañía naviera asegura que cuenta en su flota con el barco «idóneo», de 850 pasajeros, para cubrir la ruta Gijón-Nantes

SUSANA BAQUEDANO CASTROPOL.

Balearia mantiene «el interés» y «la voluntad» por reabrir la autopista del mar Gijón-Nantes, e incluso cuenta ya en su flota con el barco «idóneo» para cubrir esa ruta. Pero faltan los apoyos más importantes, los económicos. «El proyecto está condicionado a la disposición de ayudas públicas europeas en los primeros años y a la reducción de costes portuarios», según afirmó el director de Flota de la naviera, Guillermo Alomar, quien ayer asistió en Castropol a las pruebas en la mar de uno de los cuatro catamaranes encargados a Astilleros Gondán para cubrir la ruta Ibiza-Formentera.

Alomar explicó, en declaraciones a EL COMERCIO, las características del barco al que recurriría Balearia en el caso de que se desbloqueara la autopista del mar. «Tenemos el barco ideal: 185 metros de eslora, 2.800 metros lineales para el transporte de vehículos y con capacidad para dar servicio a 850 pasajeros». Ahora bien, el proyecto continúa en fase de estudio y sin plazos para la recuperación del servicio. «Los factores que posibilitarían la reapertura de la autopista Gijón-Nantes no están en nuestras manos», enfatizó el responsable de Balearia.

Descarbonización

«Este proyecto requiere de ayudas europeas durante los primeros años de funcionamiento y de un soporte del puerto para hacerlo atractivo en cuanto a las tasas», expuso. Respecto a estas últimas, aseguró que la Autoridad Portuaria de Gijón se ha mostrado «receptiva», y en cuanto a la política de subvenciones de la Unión Europea, recordó que una de las cuestiones que se están primando es «el camino hacia la descarbonización» y, en ese punto, los nuevos barcos de Balearia son ya de GNL (gas natural licuado), «con lo que cumplimos con ese requisito». En cualquier caso, la convocatoria para los nuevos Fondos Conectar Europa (CEF) se ha retrasado a la primavera de 2018. Esas ayudas están condicionadas también la descarbonización de los puertos, es decir, que se potencien los barcos con propulsión a gas.

La implicación de las autoridades francesas también es clave. El pasado 10 de noviembre, en el V Foro de Transporte Multimodal celebrado en Gijón, el consejero de Infraestructuras del Principado, Fernando Lastra, se refirió a la existencia de «noticias» sobre la extensión de la red básica ferroviaria europea, «lo que significa la conexión de Asturias con el eje atlántico. Pero Francia también tiene interés en conectar el puerto de Nantes-Saint Nazaire con esa red básica. Esto nos vendría bien».

La rentabilidad

En ese mismo encuentro celebrado a principios del mes pasado, el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, se mostró convencido de la rentabilidad de la autopista del mar, a pesar de la mala experiencia con LDLines. Explicó que «se está haciendo una auditoría en Francia y ahí se valorará si la naviera era una 'cazasubvenciones' o hubo una situación real de no viabilidad. Estamos convencidos de que, excepto en los primeros años, la línea es viable. Por eso, necesita ayudas para que se consolide y que no cierre al acabarse las subvenciones».

Respecto a esas ayudas, Llorca afirmó que trabajan con «una naviera seria que tiene una voluntad firme, siempre que sea en unas condiciones económicas que permita su rentabilidad». Por tanto, añadió, están evaluando cuál puede ser el nivel de las ayudas públicas necesarias y las fórmulas jurídicas que permita la ayuda de las administraciones en el ámbito de la Unión Europea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos