«'A ver la ballena' no encareció la obra de ampliación portuaria»

Los gerentes de la UTE Dique Torres que declararon como investigados vincularon el gasto a una compensación por las molestias causadas

E. C. GIJÓN.

Cuatro gerentes de la UTE Dique Torres, entidad adjudicataria de la obra de ampliación de El Musel, coincidieron ayer en declarar que el programa artístico y de divertimento infantil 'A ver la ballena' fue financiado por las constructoras, proporcionalmente a su participación accionarial en la UTE, como compensación por las molestias que la obra ocasionó a los vecinos, dada la intensa circulación de camiones que provocó.

Las citadas declaraciones fueron realizadas, según fuentes consultadas por este periódico, en el marco de la pieza separada del 'caso El Musel' que se instruye en la Audiencia Nacional. Las actas de las reuniones de dirección de la UTE, que llegaron al juzgado con origen desconocido, pero que están admitidas como auténticas, desvelaron que dicha entidad llegó a pagar cerca de un millón de euros para financiar 'A ver la ballena', con dinero que no pasó por la Autoridad Portuaria, ya que la constructora pagó directamente a la empresa encargada de desarrollar los espectáculos.

La Autoridad Portuaria, al parecer, organizaba el evento, en el sentido de elegir los contenidos y a la empresa que ejecutaba los programas, pero sólo contribuyó el primer año a su financiación.

Hay que tener en cuenta, en ese sentido, que 'A ver la ballena' se puso en marcha durante la presidencia de Fernando Palao en El Musel, es decir, cuando la ampliación todavía no tenía financiación asignada ni se había ejecutado la obra. En aquella primera edición sí hubo aportación del Puerto y de otras empresas como patrocinadoras.

A partir de la segunda edición, la financiación corrió a cargo de la UTE Dique Torres, que abonó directamente las facturas a la empresa que gestionó los espectáculos, circunstancia que despertó las sospechas de la Fiscalía.

'A ver la ballena' motivó una intervención de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil en El Musel para recoger documentación y el caso se instruye como pieza separada del 'caso Musel'.

Dudas

Las explicaciones dadas ayer por los que fueron gerentes de la UTE Dique Torres, en el sentido de que los gastos no encarecieron en absoluto el precio de la ampliación, ya que fueron asumidos por la constructora como compensación a los vecinos por las molestias ocasionadas, no parecen haber convencido a la Fiscalía.

El indicio es que, según las fuentes consultadas, la Fiscalía pidió un informe de técnicos de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) sobre si el procedimiento utilizado se ajusta a la legislación vigente o si la Autoridad Portuaria debió contratar la organización de los eventos conforme al protocolo previsto para las contrataciones públicas.

La instrucción de la pieza separada 'A ver la ballena' debería acabar el próximo mes de agosto, pero la citada solicitud de la Fiscalía hace pensar que se planteará también una prolongación de la instrucción como causa compleja y es probable que la moción prospere.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos