Los bancarios se visten de agentes sociales

Juan Ignacio Domínguez, responsable del área comercial de CaixaBank, ayer por la tarde, ejerciendo de voluntario en la Cocina Económica. /  PALOMA UCHA
Juan Ignacio Domínguez, responsable del área comercial de CaixaBank, ayer por la tarde, ejerciendo de voluntario en la Cocina Económica. / PALOMA UCHA

Uno de cada cuatro trabajadores de CaixaBank presta servicios de voluntariado en su semana social

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

«Pobreza, exclusión social o trabajo con discapacitados. Nuestro abanico de acción es muy amplio y refleja a la perfección los organismos con los que trabajamos día a día a través de la Obra Social». Son palabras de Juan Ignacio Domínguez, la persona al frente de la nueva dirección comercial de CaixaBank en el Principado, en referencia a la segunda edición de la semana social, en la que se encuentra inmersa la entidad y para la que esperan, como mínimo, repetir el éxito de la primera.

El principal objetivo de esta iniciativa solidaria impulsada por la entidad financiera es que tanto los empleados de CaixaBank como los de la Fundación Bancaria La Caixa y Criteria inviertan cierto tiempo en causas solidarias y pongan en valor su vocación social. «Gracias a este proyecto, el empleado conoce de primera mano la acción social a la que se está destinando el esfuerzo y el presupuesto», explicó Domínguez.

También los clientes

Una de las novedades que presenta esta segunda edición es que los empleados podrán invitar a clientes para que les acompañen y participen en alguna de las veinte actividades de voluntariado propuestas por once entidades sociales locales. «Los valores de la entidad, entre los cuales está muy presente el compromiso social, deben fomentarse también entre los clientes, que a lo mejor trabajan con otras asociaciones y terminan acercándose a las nuestras», razonó Domínguez, quien afirmó que «el que va, repite y se lo cuenta a los demás».

Otro de los grandes objetivos de estas jornadas es que el empleado conozca de primera mano la acción social a la que está destinando el esfuerzo y a la que la entidad dedica buena parte de su presupuesto. «Sobre todo consiste en ver la realidad de la colaboración y comprobar que las cosas se están haciendo con un fin y en vista a unos resultados», comentó Domínguez.

Sin embargo, no solo se involucrarán en la semana social empleados y clientes, sino que las familias tienen también un peso importante. «La inscripción está en vigor toda la semana, por lo que hay empleados que acudirán durante el fin de semana para poder ir con sus hijos y familiares», avanzó.

Presencia única

CaixaBank, con una firme apuesta por las pequeñas poblaciones asturianas, presenta en Asturias y Castilla y León un índice muy alto de municipios, concretamente el 13,93%, en los que es el único banco. «Estamos en prácticamente todas las poblaciones. Nuestro objetivo siempre es atender todas las zonas geográficas posibles, ya sean barrios, pueblos o ciudades», explicó Domínguez.

Un objetivo extrapolable al plano social, donde CaixaBank destina anualmente unos 4,5 millones de euros solamente en Asturias. «La estrategia de Obra Social es tener actuaciones centralizadas y que en el ámbito local se esté en cercanía con las asociaciones. Lo normal es que donde haya una oficina, esté en contacto con su entorno», reiteró.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos