Banquetes navideños a mesa puesta

Banquetes navideños a mesa puesta

«No damos abasto», dicen en los negocios que sirven menús por encargo para las cenas de Nochebuena y Nochevieja

Paloma Lamadrid
PALOMA LAMADRIDGijón

Unos lo hacen por falta de tiempo para cocinar y otros simplemente por comodidad cuando los comensales que se reúnen alrededor de la mesa son numerosos. Los motivos son diferentes, pero la conclusión es la misma: los platos y menús por encargo son una opción muy extendida entre los gijoneses. Esta opción permite disfrutar de las celebraciones en el calor del hogar, pero sin mancharse las manos. Al menos no entre los fogones. Hay opciones para todos los bolsillos, en función de las viandas que se quieran degustar.

Por ejemplo, el restaurante Ébano ofrece tres menús:de 25, 35 y 60 euros. El más económico es el que tiene una mayor demanda. «El más solicitado es el que incluye dos platos porque siempre suele haber un poco de paté o algo de embutido en todas las cosas» para tomar como entrantes, explica el propietario del establecimiento hostelero, Jorge Fernández. Entre las opciones, no faltan algunos de los platos más típicos de la época, como la sopa de marisco, el pescado en salsa y una opción para los más carnívoros, en este caso, la pierna de jabalí estofado.

En sus siete años de existencia, el Ébano pone a disposición de los clientes estos menús festivos desde 2012. «En las últimas navidades, servimos ochocientos menús de Nochebuena y Nochevieja», indica. Las previsiones para este año son similares: «No cogemos más porque no damos abasto». En cuanto al perfil de los clientes que eligen encargar los platos para estas fiestas, Fernández señala que es variado. «Desde mucha gente joven que se junta en una casa y nadie sabe cocinar hasta personas que ya son bastante mayores y no cocinan», añade.

Sopa de marisco y salpicón

La Terraza de Porceyo también tiene usuarios de todo tipo en esta época de celebraciones. Este negocio ofrece menús cerrados para Nochebuena y Nochevieja por 25 euros. «Siempre ponemos carne o pescado a elegir, aunque las opciones varían de un año a otro», señala Nieves Ropero, la gestora de este restaurante, que ya es veterano en la preparación de menús navideños. Ya tiene reservas para ambas fechas, aunque espera que la cifra aumente cuando estén más próximas.

Junto a los restaurantes, está la opción de adquirir los menús en cáterings. «Lo que más nos piden es la sopa de marisco, que es casera y está bien de precio. Y también nos piden bastante el salpicón de langostinos y el pastel de puerros», indica Abel González, que comparte la dirección de El Faisán Dorado con Ilka Silveira. Respecto a los segundos, lo más solicitado es «el cabrito y el lomo Wellington». En su caso, ofrecen platos sueltos en lugar de menús ya configurados. Ponen a disposición de los clientes varios entrantes, primeros y segundos, de modo que cada uno puede montar la carta que prefiera. Por unos treinta euros por comensal, es posible confeccionar un menú navideño en este servicio de cátering, con tienda física en el barrio de La Arena. Para Nochebuena, El Faisán Dorado tiene ochenta pedidos ya hechos.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos