Barcos demasiado pequeños para el 'superpuerto'

A la izquierda, los escudos almacenados y que deben reforzarse antes de instalarlos. En la otra imagen, una de las defensas puestas en 2009. / E. C.
A la izquierda, los escudos almacenados y que deben reforzarse antes de instalarlos. En la otra imagen, una de las defensas puestas en 2009. / E. C.

El Musel debe renovar las defensas del muelle Norte ocho años después de su instalación por los daños que causan buques menores de lo previsto

I. V. GIJÓN.

Los barcos se le quedan pequeños al 'superpuerto', o esta parte de El Musel puerto es demasiado grande para los que atracan en ella, de un tamaño inferior al que se preveía cuando se acometió la obra de ampliación. Y más allá de la lógica merma de ingresos por un tráfico de mercancías menor del programado, esta situación está provocando daños en la propia infraestructura. Hasta el punto de que, ocho años después de su construcción, la Autoridad Portuaria se ve obligada a contratar obras de mejora de algunas de las instalaciones del muelle Norte, dañadas como consecuencia de las escasas dimensiones de los buques que lo utilizan.

En 2009 en esta parte de la ampliación se instalaron 37 defensas tipo escudo, equipadas cada una de ellas con dos amortiguadores de caucho, que es sobre las que se apoyan los barcos al atracar en el puerto, para evitar así golpear contra la estructura del muelle. Pero transcurrida menos de una década, «la utilización de zonas de este muelle por barcos de menor porte de los previstos» está causando dos efectos. Por un lado, el hecho de que estos buques cuenten con un cintón de protección hace que la superficie de contacto entre el barco y el escudo se reduzca a «una línea de presión», lo que provoca un mayor impacto sobre la estructura del muelle. Por otro, al ser la distancia entre estas defensas «demasiado elevada para esloras tan pequeñas» la presión de cada barco se reparte entre menos escudos, aumentando así la fuerza que estos ejercen sobre la viga cantil, que debe soportar «esfuerzos más importantes de lo esperado». Como consecuencia de ambos efectos, «las defensas están comenzando a sufrir desperfectos en forma de abollones, deformaciones y rotura de perfiles».

Para solucionarlo, la Autoridad Portuaria prevé sustituir ocho de estos escudos por otros que tiene aún en su almacén, si bien antes de su colocación será necesario «reforzarlos» con «laminados de acero en sus elementos estructurales y en los de unión». El coste de adecuar estas defensas e instalarlas en sustitución de ocho de las dañadas será de 264.601 euros. En el futuro se prevé acometer por fases el cambio del resto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos