«Todos los bares vendían la droga bajo la misma estructura», dice la Policía en el juicio a cinco negocios de Gijón

Segunda sesión del juicio por tráfico de drogas en Gijón. /DAMIÁN ARIENZA.
Segunda sesión del juicio por tráfico de drogas en Gijón. / DAMIÁN ARIENZA.

La segunda sesión del proceso juzga ahora a los dos hermanos marroquís que no aceptaron las penas rebajadas de la Fiscalía

ÓSCAR PANDIELLO

La segunda sesión que juzga a catorce personas por tráfico de drogas en varios bares de Gijón se inició esta mañana con la declaración de dos de los policías encargados de realizar la investigación y las posteriores detenciones. Si bien ayer doce de los catorce acusados aceptaron las penas solicitadas por el Ministerio Fiscal –rebajadas al contemplar la atenuante de adicción a los estupefacientes-, dos de ellos, hermanos y de origen marroquí, han optado por seguir con la causa para demostrar que no estuvieron implicados en los hechos.

El testimonio de los Policías apuntó a que los dos hermanos, trabajadores de un bar de Laviada, recibían a compradores de hachís y les vendían la mercancía en el propio local. Pese a que el abogado defensor trató de desligar las actividades de este bar de los cuatro restantes, los agentes de la Policía Nacional no albergaron dudas respecto a su integración dentro de la tramas delictiva. «Los bares eran autónomos pero todos vendían la droga bajo la misma estructura, y este no era una excepción», testificó uno de ellos.

El juicio todavía tendrá una tercera sesión, el próximo miércoles, donde se recabará el testimonio de los Policías que intervinieron y decomisaron la droga en este establecimiento de Laviada.

La operación policial, cuyas investigaciones comenzaron en enero de 2016, terminó requisando 23.502 euros en marihuana y 7.175,68 euros en cocaína.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos