«Cada vez se bebe antes, más días y en mayor cantidad»

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, junto a Ignacio Alonso, director de Cáritas Asturias, durante la visita.
El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, junto a Ignacio Alonso, director de Cáritas Asturias, durante la visita. / JOAQUÍN PAÑEDA

El consejero de Sanidad apuesta por trabajar con los más jóvenes para atajar el problema de alcoholismo | Francisco del Busto visitó el centro terapéutico de La Santina en Deva y alabó la labor de los voluntarios de Cáritas

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

«Los voluntarios son el pilar fundamental. Sin ellos todo esto no sería posible». El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, alabó ayer la «encomiable» labor realizada por el personal del centro terapéutico de deshabituación alcohólica que Cáritas Asturias tiene en la parroquia de Deva. Lo hizo durante una visita por las instalaciones de La Santina, una finca con vivienda donada por los Padres Capuchinos que ha permitido a la comunidad terapéutica trasladarse desde la casa alquilada en la que durante años trabajaron en Mareo y que sirvió poner en marcha un exitoso programa de desintoxicación para el colectivo más desfavorecido.

La ampliación hasta las 28 plazas -seis más que las ofertadas en la anterior ubicación- ha permitido ampliar el programa a las mujeres y disponer de más habitaciones para albergar a los pacientes durante los seis meses de régimen interno. El programa se prolonga durante otros dos años en los que los participantes asisten dos veces por semana a realizar trabajo de grupo y consultas personales. En 2016 el equipo que trabaja con los enfermos alcohólicos firmó 65 altas terapéuticas, con un solo abandono a lo largo del programa terapéutico. «Se trata de personas en situación de exclusión que no tienen recursos y que llegan con un alcoholismo de muchos años, principalmente derivadas de las áreas sanitarias de Gijón y Avilés», explica la psicóloga Paula Pérez Alvaré.

El consejero de Sanidad y el director general de Salud Pública, Antonio Molejón, pudieron conocer de primera mano la forma de trabajar del equipo humano que hace posible que más de sesenta personas todos los años superen su adicción al alcohol y puedan reinsertarse en los ámbitos sociales y laboral. Los representantes del Gobierno del Principado fueron recibidos por Ignacio Alonso, director de Cáritas Asturias; Pilar Díaz Cano, responsable del programa Sin Hogar; la psicóloga Paula Pérez Alvaré; y el voluntario Manuel Espina Alonso.

«Un valor añadido»

«Estas organizaciones aportan un valor añadido al sistema sanitario de gran importancia, llegan a un tipo de pacientes que forman parte de la sociedad pero que están abandonados en muchos casos, con pocos recursos, que viven en albergues y en muchas ocasiones padecen otras enfermedades paralelas como pueden ser mentales o VIH», señaló Del Busto.

El consejero de Sanidad hizo hincapié en la necesidad concienciar a la ciudadanía de los peligros derivados del consumo de bebidas alcohólicas. «El gran problema en general es que se banaliza excesivamente el consumo del alcohol, es una droga como otra cualquiera y se tiende a restarle importancia», señaló Francisco del Busto, quien considera que el colectivo más vulnerable son los jóvenes: «Cada vez beben primero y en mayor cantidad, además de beber más días a la semana. Es un trabajo intenso el que nos queda por delante en el que nos tenemos que nos tenemos que involucrar todos», incidió.

Fotos

Vídeos