El Musel tuvo un beneficio de 13,3 millones gracias a la mejor cifra de negocio de su historia

El Musel tuvo un beneficio de 13,3 millones gracias a la mejor cifra de negocio de su historia
Reunión del consejo de administración de El Musel, ayer, presidido por Laureano Lourido y José Luis Barettino. / ARNALDO GARCÍA

La Autoridad Portuaria aprueba sacar de nuevo a la venta la vieja sede del Muelle y da por finalizado el proceso para Naval Gijón, tras no tener ninguna oferta

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La Autoridad Portuaria de Gijón ha consolidado su recuperación económica y, tal y como indicó su presidente, Laureano Lourido, el pasado noviembre, parece que se ha cumplido que «hemos dejado la borrasca atrás». En la reunión del consejo de administración del Puerto celebrada ayer, se dieron a conocer los datos económicos del ejercicio pasado, que se cerró «con récord histórico en la cifra de negocio», pues llegó a 48,1 millones de euros, lo que supone medio millón de euros más que el alcanzado en 2005. Además, significa un aumento del 17,6% con respecto a 2016, cuando fue de 40,9 millones de euros, una cifra de negocio algo inferior a la de 2015, con 43,9 millones.

Esto ha hecho que el año pasado el puerto de El Musel tuviera un EBITDA (beneficio antes del pago de intereses, impuestos y amortizaciones) de 36.842.446 euros, superando en más de ocho millones al del año anterior.

Así, el resultado neto del ejercicio se cerró con un beneficio de 13,3 millones de euros, lo que es todo un logro si se tiene en cuenta que el ejercicio anterior se consiguió un beneficio de 1,2 millones y que se venía de un 2015 que registró unas pérdidas de más de 600.000 euros. Hay que remontarse a 2010 para encontrar otro ejercicio en el que El Musel obtuviera beneficios, que entonces fueron de 9,9 millones de euros.

Estos buenos resultados económicos sitúan a las dársenas gijonesas en el octavo puesto de los 28 puertos españoles en cuanto al resultado neto y en el quinto en lo que se refiere al EBITDA. Ello hace que la Autoridad Portuaria de Gijón sea una de las once del sistema español que tenga que aportar recursos al Fondo de Compensación Interportuario (sistema de redistribución de recursos entre los puertos que más lo necesitan). En concreto, su aportación será de 697.000 euros.

Según los responsables del Puerto, este buen resultado económico se debe a «la mejora del coste por tonelada movida, lo que pone de manifiesto un incremento sostenido de la eficiencia de su operativa». En 2016, ese coste por tonelada fue de seis céntimos, mientras a finales del 2017, antes del cierre del ejercicio, era ya superior a los 33 céntimos por tonelada.

Pero parece que lo bueno no siempre dura y este año ha comenzado con una importante bajada en el tráfico de mercancías. En los dos primeros meses de 2018 se ha constatado un importante descenso del movimiento de carbón térmico, reduciéndose en un 21,15% en la terminal granelera de la EBHI, con respecto al año pasado. Los graneles líquidos descendieron un 37,64% y la mercancía general, un 7,77%. Solo se han mantenido constantes los graneles sólidos.

Feito y Arrizado

Por otro lado, ayer se aprobó la tercera subasta para la venta de las antiguas oficinas del Muelle, que mantienen el tipo de 3.043.000 euros, y se dio por terminado el procedimiento de enajenación de la antigua concesión de Naval Gijón, al concluir el plazo de presentación de ofertas sin que se hubiese presentado ninguna.

Además, el nuevo presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Belarmino Feito, relevó en el consejo a su predecesor, Pedro Luis Fernández, y se informó del cese del gerente de Lonja Gijón, Simón Arrizado, por «pérdida de confianza», y del proceso abierto para proceder a cubrir la vacante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos