Bernardo Canga: «Aparicio nos solicitó muchos servicios, algunos casi llorando»

Javier Cortina, Bernardo Canga y Adriana Muslera, de la agrupación de Protección Civil. / DAMIÁN ARIENZA

El exjefe honorario de Protección Civil exige que cesen los «ataques» y el «linchamiento político» al centenar de voluntarios que integra el colectivo

P. LAMADRID GIJÓN.

«No voy a permitir que dañen a los voluntarios por cosas mías». Así de contundente se manifestó ayer el exjefe honorario de la agrupación local de Gijón de Protección Civil. Bernardo Canga defendió a ultranza la labor desempeñada por el centenar de personas que colaboran en la asociación. Una dedicación que, a su juicio, se ha visto afeada por el «linchamiento político» y los «ataques» por parte del Ayuntamiento. «Nos adeudan todo lo que hicimos este año. Y Esteban Aparicio (edil de Seguridad Ciudadana) nos pidió muchos servicios, algunos casi llorando», dijo.

De hecho, Canga subrayó que todos los trabajos realizados para el Consistorio y los gastos correspondientes «fueron autorizados por el concejal; si hay alguna irregularidad, será de Aparicio». Insistió en que las cuentas de Protección Civil están «muy claras». En caso contrario, Intervención «no habría dado de paso las facturas» aportadas por Voluntarios Auxiliares de Emergencias y Medio Ambiente (Vaema), la entidad sin ánimo de lucro que gestionaba el servicio hasta la semana pasada y que preside Canga. Recalcó, asimismo, que los cinco grupos de la oposición «examinaron la documentación y no vieron irregularidades».

El que fuera jefe de Protección Civil hasta hace unos días también hizo alusión a los servicios realizados por la agrupación fuera del concejo, «que no eran ni el 10%». Algunos de ellos a petición incluso del área de Seguridad Ciudadana. Canga recordó que, el pasado verano, Aparicio exigió la ayuda urgente de los voluntarios para participar en la búsqueda del entonces jefe de Obras Públicas, Manuel Carlos Muñoz Vegas, que falleció ahogado en el río Sella. «Siete horas en total y no nos dio ni las gracias», apuntó. Pero no solo Aparicio fue blanco de sus críticas. También señaló a la alcaldesa, Carmen Moriyón, quien «no recibió nunca, en estos seis años, a los voluntarios», cuando era ya una tradición que el Ayuntamiento convidara a los voluntarios a una espicha cada año. Canga rechazó que el asunto estuviera zanjado, como sentenció la regidora cuando anunció la reorganización del servicio.

«Todo fue por quejarnos»

«Tiene deudas que pagar», alrededor de 20.000 euros del convenio de 2016 y los gastos de un viaje realizado en 2015, indicó. De hecho, Canga achacó este conflicto entre Ayuntamiento y los voluntarios a las protestas de Vaema por el retraso en los pagos. «Todo fue por quejarnos y pedir lo que nos debían», añadió. Otro aspecto que censuró fue que Moriyón no le comunicase su cese ni en persona ni por escrito pese a haber coincidido con ella dos días antes en una reunión. Además, Canga hizo alusión a «celos» profesionales por parte de los mandos del área de Seguridad Ciudadana.

Por su parte, Javier Cortina, uno de los coordinadores de la agrupación, criticó que el Ayuntamiento aún no haya resuelto el expediente relativo a la subvención de 2016. Documento al que los voluntarios han solicitado tener acceso «para tomar las medidas administrativas y legales oportunas». Pese a todo, los miembros de Vaema aseguraron que la entidad continuará con su actividad de voluntariado.

Fotos

Vídeos