El Bibio y la plaza Mayor tirarán de la Nochevieja

El Bibio y la plaza Mayor tirarán de la Nochevieja

Hoteles, discotecas, llagares, restaurantes, cafés y clubes de la ciudad ofertan planes desde los 15 hasta los 210 euros

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Se acerca la última noche del año y, dada la amplísima oferta de cotillones que ofrecen los empresarios hosteleros, no hay excusa para quedarse en casa. De la entrada con copa por 15 euros al paquete especial con cena, cotillón y alojamiento, hay Nochevieja gijonesa para todos los bolsillos. Así, discotecas, llagares, hoteles, restaurantes y, este año, la plaza de toros compiten por ser el lugar elegido para despedir el 2017 y dar la bienvenida al nuevo año.

Tras el anuncio de que no habría Nochevieja en la plaza Mayor y la posterior rectificación después de que Divertia y los hosteleros alcanzasen un acuerdo, los gijoneses volverán a tomar las uvas -solidarias, ya que los beneficios de su venta se destinan a la Cocina Económica- y disfrutar del cotillón ante la casa consistorial. Allí podrán seguir la fiesta hasta las cuatro de la madrugada, eso sí, con una importante novedad: para preservar la seguridad de los ciudadanos, la Policía efectuará registros en los accesos a la plaza con el objetivo de evitar que se introduzcan vidrios.

Para los que prefieran cenar en casa y después salir a bailar bajo cubierto, este fin de año ofrecen fiestas privadas las discotecas Cabaré, el Jardín, Lanna Club, y las salas Memphis y Albéniz. Pero la estrella es la plaza de toros que por primera vez albergará una multitudinaria fiesta con su aforo vendido ya casi al completo. Aunque era de 2.750 personas, los organizadores lo han reducido a 2.300 «para que todo el mundo esté cómodo». De éstas quedaban ayer unas treinta a un precio de 65 euros. La fiesta, que se enmarca dentro del festival Metrópoli Winter, será «diferente por lo mágico y simbólico del lugar, que tendrá una iluminación y decoración especiales y contará con 65 metros de barra distribuida en tres tramos», según avanza Marino González, director del festival.

La velada que propone el Albéniz se llama 'Regreso a los 80' y promete la mejor música de esa época para los nostálgicos, además de cotillón veneciano y chocolate con churros. Los roqueros encontrarán su sitio de dos a cuatro de la mañana en la sala Memphis, donde la entrada con dos consumiciones cuesta 18 euros.

Para satisfacer a los amantes de la electrónica, Lanna Club trae al dj italiano Alexander Robotnick. Las entradas anticipadas se están agotando, pero venderán más en taquilla. Quienes quieran bailar al ritmo del género musical de moda podrán acudir a Cabaré, donde la fiesta Trap Ficante ofrece guardarropa, animación y barra libre por 35 euros, con aforo limitado a 400 personas.

El día 15 se canceló la fiesta que se iba a celebrar en El Jardín 1 porque «no había suficiente gente como para ambientar la sala y no queríamos que quienes iban a salir por primera vez se quedaran con un mal sabor de boca», explicó César Arango, gerente del local. No obstante, sigue en marcha la Nochevieja de la sala Jardín 2, que ofrece doce horas de música y cuesta 15 euros.

Desde 65 a 210 euros

La oferta de hoteles, cafés y restaurantes oscila desde los 65 euros de la cena con cotillón del llagar de Cabueñes hasta los 210 del Parador Molino Viejo, que incluyen alojamiento, cena y desayuno. Somió Park, ya completo, ofrece cocktail de bienvenida, y un menú a base de salpicón, lubina, solomillo y mousse de chocolate por 140 euros, además de cotillón y barra libre. El Dindurra ofrece cena y concierto con Los Testigos por 120 euros y pack post-cena con cinco copas por 50. «Está casi lleno», apunta Fernando Castaño, quien sitúa su público entre los 35 y los 50 años. En el llagar de Cabueñes los comensales pagarán 65 euros por la cena con cotillón y chocolate con churros de madrugada.

En cuanto a hoteles, los gijoneses podrán cenar, festejar y quedarse a descansar en el Begoña Park por 145 euros; precio que asciende a 190 en el Abba, y a 210 en el Parador, que incluye desayuno. Además, por primera vez, también podrá despedirse el año en el camping de Deva.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos