Las bicicletas públicas de Gijón podrán utilizarse las 24 horas del día

Las bicicletas públicas de Gijón podrán utilizarse las 24 horas del día
La nueva estación instalada ayer en la avenida de la Constitución, frente al IES Jovellanos. / I. V.

JCDecaux ha empezado a renovar las cuatro estaciones que llevaban tiempo fuera de servicio. Además, cambiará los 64 vehículos de esta flota

Iván Villar
IVÁN VILLARGijón

El servicio municipal de préstamo de bicicletas afronta un lavado de cara en busca de una segunda juventud. Tras haber sufrido en 2016 un descenso del 41% en el número de usos, 2017 estuvo marcado por las continuas averías, que dejaron sin servicio cuatro de sus ocho estaciones -El Coto, Institutos, Acerona y Poniente-, algunas de ellas durante más de medio año. El tiempo transcurrido desde su instalación, hace catorce años, hizo que los sistemas se quedaran obsoletos, lo que complicaba su reparación. Finalmente, el Ayuntamiento de Gijón y la empresa responsable del servicio, JCDecaux, han acordado una completa renovación de la red, que conllevará la sustitución tanto de las estaciones como de las bicicletas. Ayer ya se instaló frente al IES Jovellanos el nuevo punto de recogida y anclaje de bicicletas y empezó a desmontarse la estación de la Acerona. En los próximos días se continuará con el resto de instalaciones.

El cambio incluye una importante mejora para usuarios, que es la supresión de los límites horarios de funcionamiento del servicio. Hasta ahora las bicicletas solo podían utilizarse de 8.30 a 18 horas en los meses de otoño e invierno -de octubre a marzo- y entre las 8.30 y las 21 horas en primavera y verano -de abril a septiembre-. Además no estaban operativas los días 1, 5 y 6 de enero, 1 de mayo y 24, 25 y 31 de diciembre. Las nuevas condiciones contemplan un servicio disponible las 24 horas del día, los 365 días del año. Seguirá rigiendo el máximo de 120 minutos consecutivos de uso, así como la imposibilidad de utilizar una nueva bicicleta en la media hora siguiente a la finalización del viaje.

Más información

También varía ligeramente la forma de recoger y estacionar las bicicletas. Seguirá utilizándose como medio de control la tarjeta ciudadana, pero su lectura no se hará en el poste central de la estación ni será necesario introducir el código pin. Se pasará directamente por el punto de anclaje del vehículo que se quiera coger y después bastará con pulsar el botón que hay en él para desbloquearla. Al final de cada uso, además de colocar la bicicleta en el nuevo punto de anclaje será necesario pasar de nuevo la tarjeta para verificar que el trayecto ha terminado. Una señal sonora informará de que el bloqueo se ha hecho de forma correcta. Cada base, además, contará con indicador luminoso que permitirá conocer el estado de cada bicicleta.

Entre las ocho estaciones, las ya existentes, sumarán 115 puntos de anclaje, con una media de 14 puntos por cada una de ellas. La red dispone de 64 bicicletas que también serán renovadas. El cambio estético más visible será la sustitución del actual guardabarros trasero de color azul por uno rojo. Dispondrán de iluminación permanente delantera y trasera, frenos de disco, neumáticos antipinchazos y un sillón imposible de extraer. Se mantendrá la cesta delantera, con 12,5 litros de capacidad.

Este servicio, en su momento pionero en España, empezó a prestarse en 2004 como una mejora de JCDecaux en su oferta para hacerse con la gestión de la publicidad en el mobiliario urbano. El Ayuntamiento trabaja en los pliegos para sacar un nuevo contrato para el alquiler de bicicletas independiente del mobiliario urbano, que podría conllevar la ampliación del número de estaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos