Los Bomberos distinguen al operativo que atajó el fuego de Desguace Riestra

Fernando García, jefe del servicio de bomberos, y la alcaldesa Carmen Moriyón, durante la ofrenda floral a los efectivos fallecidos. / JORTE PETEIRO

Fernando García resalta la «buena coordinación» que permitió controlar el incendio y la alcaldesa reitera que la plantilla necesita 17 efectivos

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

«Como cirujana me resulta relativamente fácil comprender lo que es una llamada urgente a altas horas de la madrugada, teniendo que prepararse física y mentalmente, en unos minutos, para intervenir. Actuaciones decisivas porque la vida y la muerte dependen del acierto o el error en ese preciso momento».

La alcaldesa Carmen Moriyón aprovechó, un año más, la fiesta del patrón de los bomberos, San Juan de Dios, para agradecerles la «encomiable labor» que desempeñan. «Trabajáis en medio de una escena dramática, que vuestra pericia, profesionalidad y valentía impide que desemboque en tragedia», añadió durante el acto celebrado de Roces, en el que reiteró, como en años anteriores, la necesidad de ampliar la plantilla. «Para poder hacer frente a la demanda del servicio necesitamos contar con otros 17 técnicos en extinción de incendios. Hace más de un año enviamos un informe razonado al Gobierno pidiendo autorización para aumentar el servicio. Desde el año 2010 hasta el 2013 no se nos permitió aprobar una oferta públicaa de empleo y perdimos seis efectivos que no se pudieron reponer», señaló la regidora.

Mención especial tuvieron los intervinientes en el operativo puesto en marcha para sofocar el incendio de Desgüace Riestra, ocurrido el pasado mes de enero. Los bomberos quisieron destacar el trabajo del Seprona de la Guardia Civil, el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias, los bomberos de ArcelorMittal, la Unidad de Vigilancia Ambiental de la Policía Local, la Empresa Municipal de Aguas (EMA) y la empresa Auxquimia, además de la Policía Científica de la Policía Nacional por la colaboración a lo largo del año. «Gracias a la buena coordinación se pudo atajar el incendio que estaba tomando muy grandes dimensiones», alabó Fernando García, jefe del Servicio de Extinción de Incendios. Los efectivos realizaron a lo largo del año pasado un total de 2.299 intervenciones en Gijón, 503 de ellas relativas a incendios, 1.556 de salvamentos y 240 por asistencias técnicas.

Solamente un recién jubilado, Nacho Orviz, recogió su placa conmemorativa después de toda una vida dedicada al parque. El otro efectivo que en 2017 se retiró, Víctor Menéndez - durante 30 años jefe del parque de bomberos y que fue relegado de sus funciones en 2015-, no acudió a la festividad.

«Le pregunté si pasó miedo»

«Da gusto ver cómo espontáneamente la gente habla bien de un servicio público tan importante para cientos de miles de personas. Me encontré a un conocido en la calle en junio y unos días antes el edificio en el que vive junto a la playa se había visto envuelto en llamas a las cuatro de la mañana, mientras todos los vecinos dormían. Le pregunté si había pasado miedo y me dijo que él se limitó a llamar al 112 y que no llegó a sentir angustia pese a estar atrapado porque tenía plena confianza en la capacidad de los bomberos para hacer frente a las emergencias», ejemplificó Carmen Moriyón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos