Bomberos y Policía Local se preparan para la llegada esta primavera de la avispa asiática

Bomberos y Policía Local se preparan para la llegada esta primavera de la avispa asiática
Juan Prado, experto en avispa asiática, ayer, durante la charla en el parque de bomberos. / DAMIÁN ARIENZA

El experto Juan Prado, de la Plataforma Stop Velutina, alerta del peligro de este insecto «XXL, que tiene las patas amarillas y que escupe veneno»

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Cada nido de avispa asiática es capaz de devorar ocho millones de insectos en un solo año. Al riesgo del perjuicio para la polinización y el fin de otras especies se suma el peligro que supone para las personas. Son capaces de atravesar con sus aguijones incluso los trajes de apicultor. La vespa velutina ya está en el concejo de Gijón y la Policía Local, los bomberos y los técnicos de parques y jardines se preparan para la primavera cuando las abejas reinas salgan de su hibernación y comiencen a fabricar los nidos. En cada uno de ellos nacerán unas 4.600 obreras.

Desde que en 2004 una abeja reina llegase a Francia en un barco procedente de China, esta especie invasora se ha extendido de forma preocupante por el país galo y por el norte de España. Ayer, el experto Juan Prado, representante de la Plataforma Stop Velutina, impartió unas charlas informativas en el parque de Roces para que los agentes y los miembros del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios sepan cómo enfrentarse a ella.

«Lo principal es saber reconocerla, que resulta sencillo porque es una avispa XXL y tiene patas amarillas, además de unos ganchos que incrustan para clavar el aguijón», explicó. Entre los muchos consejos que ofreció está en la «manipulación con trajes especiales y llevar siempre gafas, porque además de picar, esta avispa escupe veneno y puede ir directamente a los ojos». Eso sí, «una de las cosas buenas que tiene es que es huidiza, a priori no buscará la lucha, sino que prefiere abandonar el lugar».

Trampas caseras

Lo más efectivo para su exterminio es la destrucción de los nidos antes de que salgan las abejas reina y la colocación de trampas alrededor de los lugares en los que se alimentan para atraparlas. Juan Prado enseñó a los presentes las forma de confeccionar una trampa casera, con una botella de plástico agujereada y «vermut o zumo dulce, alguna bebida que las atraiga y las deje encerradas». Hizo hincapié en la necesidad de «llevar una correcta protección, porque cada persona reacciona distinto al veneno, igual que ocurre con las avispas comunes».

Las charlas divulgativas de la plataforma que lucha contra la especie invasora no se quedarán únicamente en el funcionariado municipal, sino que se harán extensibles a la ciudadanía a través de las asociaciones de vecinos. El lunes, a las 19.30 horas, Juan Prado impartirá un taller en la agrupación vecinal de Leorio. Como recomendación general, aconsejan a todos aquellos ciudadanos que crean avistar un nido de avispa asiática que se pongan en contacto con los bomberos en el 080.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos