Los bomberos reclaman inversiones para mejorar la seguridad en sus intervenciones

Piden incorporar un sistema de comunicación 'manos libres' en el casco y la renovación de equipos obsoletos

M. MORO GIJÓN.

Los bomberos gijoneses están siendo uno de los principales damnificados por la situación de prórroga presupuestaria que obliga al gobierno local a negociar con la oposición cada una de las inversiones para las que hace falta proveer fondos. Desde el parque se ha elaborado un informe en el que se señala, según ha podido saber EL COMERCIO, la necesidad de incorporar a una futura modificación presupuestaria las inversiones básicas para el correcto funcionamiento de este cuerpo de funcionarios. Se trata de inversiones que suman 160.000 euros y que permitirían mejorar la seguridad en las intervenciones fuera del parque de Roces, cuya reforma precisamente acaba de ser adjudicada.

Los técnicos encargados de realizar el estudio reclaman para los bomberos gijoneses un 'sistema de comunicación craneal' integrado en el casco que requiere un desembolso de 85.000 euros y es un complemento para los radioteléfonos con los que cuenta actualmente el servicio. Este sistema permite la comunicación 'manos libres' en intervenciones en que se precisa la utilización de herramientas y equipos manuales que impiden el uso del los radioteléfonos con el micrófono habitual. Tanto el micrófono como el altavoz quedan integrados dentro del casco de trabajo y se obtiene una enorme ganancia en la recepción de la información, que llega con más claridad y potencia. Con esta partida también se quiere dotar a los bomberos de elementos para actuaciones en atmósferas potencialmente explosivas.

Cambios en llamadas

El informe también detalla la necesidad de introducir cambios en el sistema de gestión del servicio (15.000 euros), así como en el de recepción de llamadas y generación de los partes de intervención (otros 10.000 euros). En relación con este segundo aspecto se plantea el desarrollo de una aplicación que en coordinación con el sistema de llamadas Nemesys pueda generar los partes de trabajo con las prestaciones que desde el Serpeis se requieran.

Otra petición es la subsanación de los problemas existentes con el centro de recarga de botellas de equipos de respiración autónoma. Un local que no está legalizado y para que pueda estarlo precisa de una inversión de 25.000 euros. Una partida de esta misma cuantía es necesaria también para la renovación de los equipos obsoletos de respiración autónoma.

Se trata de los equipos encargados de suministrar aire respirables a los efectivos que salen a atender una emergencia fuera del parque de bomberos de Roces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos