Una botella perforada, trampa casera contra la avispa asiática

Prado muestra la trampa a los asistentes. /  PALOMA UCHA
Prado muestra la trampa a los asistentes. / PALOMA UCHA

P. S. GIJÓN.

Una botella de plástico perforada a ambos lados con orificios de diferente grosor puede convertirse en la trampa perfecta para cazar avispas asiáticas. Así lo explicó ayer a los vecinos de Leorio el director de la asociación 'Stop Velutina', Juan Prado, que impartió una charla sobre cómo identificar y «combatir» a este peligro insecto, que amenaza tanto al medio ambiente como a las propias personas, ya que su veneno puede resultar letal para los alérgicos

Prado, experto en la materia, explicó a los asistentes como construir una trampa selectiva que permita capturar a la avispa sin que otros insectos perezcan en el intento. «Es muy importante que las trampas sean selectivas. Si no, todo lo que ganamos por un lado lo perdemos por otro», advirtió.

La trampa en sí es mucho más sencilla de lo que puede parecer aparentemente. Se trata de una botella de plástico, con varios orificios de 9 milímetros a cada lado por los que entraría la avispa asiática, atraída a su vez por el aroma del líquido que debe contener el recipiente. La propia botella también cuenta con otros tantos orificios de menor tamaño, destinados a servir como salida para el resto de insectos que hayan podido caer en la trampa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos