'Bruno' y 'Ana' pasan factura a la pista de patinaje y al mercadillo de Begoña

Los niños gijoneses disfrutaron hasta el último día del patinaje sobre hielo. / PURIFICACIÓN CITOULA
Los niños gijoneses disfrutaron hasta el último día del patinaje sobre hielo. / PURIFICACIÓN CITOULA

Los temporales mermaron la asistencia y las ventas en las instalaciones, que echaron ayer el cierre

E. GARCÍA / L. CASTRO GIJÓN.

«Todo muy bien, si no fuera por 'Ana', 'Bruno' y demás». Es el balance que hace sobre estas fiestas Ana Martín, encargada de la pista de patinaje sobre hielo y la montaña de nieve del 'solarón'. Y es que la irregular meteorología de estas Navidades no ayudó a animar a los gijoneses a salir a la calle. Tampoco a incentivar las ventas en el mercadillo navideño de Begoña, Menax, donde la sensación es que el mal tiempo frenó el repunte de ventas que supone la Navidad. Ambas instalaciones, la de Begoña y la del 'solarón', llevan abiertas desde el 1 de diciembre y se despiden ahora hasta el próximo año.

En el 'solarón' empezaron anoche a desmontar unas atracciones que encandilaron, un año más, a niños y no tan niños. «El patinaje siempre triunfa más, hubo días que teníamos a gente antes de las diez esperando a que abriéramos», destacó la encargada, que adelanta que «la Navidad que viene esperamos volver». A pesar de lo positivo del balance, en las jornadas de lluvia los trineos no pudieron deslizarse por la montaña de nieve y «el viento hizo necesaria la intervención de los bomberos para asegurar el árbol de Navidad», recordó.

Desde su puesto del mercadillo, Paula Ferechoso afirmaba estar «muy contenta con las ventas de Navidad y estos días» en su primera vez en Menax. También se estrenó este año Lucía Rosal, que vende cosmética artesanal «100% asturiana». «La lluvia nos ha chafado, pero no ha ido mal. El año que viene volveremos y esperamos que mejore», dijo esta vendedora. «Suelo estar fuera de Asturias siempre y esperaba triunfar mas al estar en casa, pero seguro que alguno fidelicé».

«Ha ido como todos los años, la gente se va animando llegando las fechas de Navidades y Reyes», resume Mariana Cavalleri, que opina asimismo que «este año los temporales nos han fastidiado y las ventas han bajado por el clima». No obstante, matiza, «la actitud de los gijoneses siempre es de interés, van pensando en regalar algo a los demás».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos