«Tenemos un buen campus, salvo la lacra de la residencia y las instalaciones deportivas»

«La Universidad, que sí tiene alojamientos en Oviedo y Mieres, no tiró por ello. Tuvo que ser la ciudad de Gijón quien asumiera el liderazgo»

S. G. ANTÓN GIJÓN.

Contar con una residencia, entiende el director de la EPI, es clave para el desarrollo del campus.

-Este año se cumplen cuatro décadas de las ingenierías industriales en la EPI.

-Cuarenta años desde que se puso la primera piedra de este campus y desde que empezó la titulación de Ingeniería Industrial. Supuso un cambio brutal en la Universidad de Oviedo. Fue la primera vez que una titulación de ciclo largo salía de la Universidad de Oviedo. Tenemos un buen campus salvando la lacra de la residencia y las instalaciones deportivas.

-La previsión era que se iniciaran las obras de la residencia en el primer trimestre de este año. ¿Les han notificado algo?

-No sabemos nada, siempre cruzamos los dedos porque llevamos una historia muy larga con esa residencia. Pero, ¿por qué no tenemos residencia? Tuvo que tomar el liderazgo el Ayuntamiento, que siempre nos apoyó, independientemente del signo político, y no la Universidad. Fue la ciudad la que tiró de ello, no la Universidad, que sí tiene residencias en Oviedo y Mieres. Ya hubo varios desengaños, aunque vemos más síntomas positivos que otras veces.

-Es un recurso clave también.

-Si tenemos campus, habrá residencia, buenas condiciones y no se nos va deja crecer... Eso nos plantea interrogantes. Esta escuela se fusionó con muchos costes personales, otros centros no lo hicieron. Tener una residencia da capacidad de hacer cosas. Es una infraestructura de una Universidad, como una biblioteca. No se concibe que no esté. La Universidad debería ser la que más pujase desde el minuto cero. Pero llevamos cuarenta años sin residencia. Esperemos que nos dejen abordar las cosas nuevas que se pueden hacer, y más si tenemos la residencia. El campus tiene un potencial muy alto, que es un lujo, con el parque científico al lado, casi dentro. Hay que destacar el acierto de la ciudad en todo esto, que pujó siempre con una fuerza enorme. Aunque estamos acostumbrados a noticias adversas y eso no nos impidió evolucionar.

-¿Una batalla de localismos?

-La Universidad siempre tuvo una concepción cerrada a Oviedo. Por diversos motivos, creció en Gijón en el ámbito de las ingenierías, y no debería ser un problema, cada zona podría especializarse. Pero la Universidad de Oviedo siempre fue más reticente. Y hay titulaciones duplicadas porque no quiso desprenderse de las ingenierías.

-Y después llegó Mieres.

-Un campus también con ingenierías, creado por motivos políticos. Y eso no se puede cambiar ya. No deja de ser un contrasentido. Si los recursos de Mieres hubieran venido aquí estaríamos en una posición hoy en día..., sería un sueño. Es un problema tener dos campus de ingeniería en una comunidad tan pequeña y tienen que pelear los dos por salir adelante, y que hasta en Oviedo haya ingenierías. Y hasta habla de proyectos de ingeniería para Oviedo. Y eso no se entiende. Pero hay lo que hay y hay que llevarlo de la mejor forma posible. Es una situación compleja, aunque esos localismos a nosotros nos traen sin cuidado. Lo que quiero es una Escuela de Ingeniería que esté en Primera. Que rinda lo mejor posible. Que esté en un sitio, que no esté en veinte, eso no tiene sentido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos