«Este año he sido bueno, Ben Alí»

Los niños que no llevaron carta explicaron al mensajero real lo que quieren de regalos. / FOTOS: PALOMA UCHA

El emisario de los Reyes Magos ha llegado a Gijón y ya recoge en mano las peticiones de los más pequeños | El mensajero real recibe a los niños en la Escuela de Comercio hasta el día 4

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Ya ha pasado la Navidad, lo que significa que cada vez queda menos para el momento más especial para los niños, que saben que Melchor, Gaspar y Baltasar se acercan cuando llega Ben Alí. La proximidad de los Reyes Magos de Oriente quedó ayer de manifiesto en la recientemente reformada Escuela de Comercio, donde los pequeños e impacientes gijoneses hicieron cola desde las seis hasta las ocho de la tarde para entregar su carta en mano -o susurrársela al oído- al emisario real, que estará allí hasta el día 4.

Y es que aunque algunos, los más previsores, ya la enviaron hace semanas, otros prefieren asegurarse en persona de que el mensajero de los Magos transmitirá correctamente sus peticiones. «Unas pinturas y una bicicleta amarilla porque he sido bueno» es lo que el pequeño Antonio Encinas, de cuatro años, pidió a Ben Alí, a quien también entregó la carta que había escrito en casa de su abuela, que le acompañó a ver a Ben Alí. Javier Castilla, de seis años, cuenta que ya escribió la carta «pero hay que hacer cambios». «Pido un robot, una raqueta de tenis y un coche y mi rey favorito es Baltasar», enumera tras bajarse del regazo del emisario, y añade: «Ahora vamos a comprar el roscón de Reyes para desayunar e igual me toca la sorpresa». Al pie de la escalinata, sin perder de vista al príncipe, Laura Fernández comenta nerviosa que quiere «dos disfraces, de Vaiana y LadyBug». «En el cole le di la carta al príncipe Aliatar y me dio caramelos», recuerda la niña. Y mientras que la mayoría se sentaba en el regazo de Ben Alí con ilusión, algunos de los más pequeños lo hacían con cierta desconfianza... O no llegaban a hacerlo y tiraban del abrigo de sus padres para dar media vuelta.

Reyes por primera vez

«Tras la cabalgata, en casa ponemos comida y agua a los camellos», explica Laura Acle

Para Diar Isabella Berrocal, que tiene seis años, los ritos y tradiciones que acompañan a los Reyes Magos resultan toda una novedad ya que vive en Texas (Estados Unidos) y éste es el primer año que pasa aquí la Navidad. Pero aunque está más acostumbrada a Papá Noel, afirma que tiene «muchas ganas de ver la cabalgata» y que ya sabe quién es su rey mago favorito: «Baltasar». Este rey, o «el de la barba blanca», Melchor, son los que más triunfan entre los niños gijoneses, aunque Gaspar también tiene adeptos como Aldara, que con diez años dice que le encanta por «su barba roja».

Laura Acle, de siete años, está también impaciente por ver a los Reyes en la cabalgata. «Después, en casa, les ponemos comida y agua a los camellos», explica. A su lado, su hermano Julián, algo despistado, no recuerda si pidió un camión de basuras o uno de bomberos. Pero aún así, tras contarle al mensajero real todos los juguetes que le trajo Papá Noel y pedirle unas cuantas cosas, está convencido: «Mi rey mago preferido es Ben Alí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos