En busca del talento que tapa el sistema

Alumnos de cuarto de Primaria, en una ‘clase invertida’, donde antes investigan sobre los contenidos. /
Alumnos de cuarto de Primaria, en una ‘clase invertida’, donde antes investigan sobre los contenidos.

El Codema inicia un plan para detectar y fomentar las habilidades de su alumnado | La iniciativa pretende que ningún estudiante se quede descolgado y sepa aprovechar sus propias capacidades para «tener éxito en la vida»

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

«Imagínese que a un niño que siempre ha llevado suspendidas las matemáticas en junio y septiembre le hubiesen detectado temprano que escribe bien y que en verano, por ejemplo, iba a participar en un taller con Gloria Fuertes. ¿Cómo hubiese sido su vida?». Es la reflexión que hace el coordinador del servicio de Orientación del colegio Corazón de María (Codema), José Luis Pérez, para hacer ver la importancia de desarrollar el talento. El docente ha sido testigo de casos como el de un chaval que hacía composiciones para la Orquesta Filarmónica de Nueva York y, en cambio, suspendía sistemáticamente música en el colegio y el instituto por los condicionantes del sistema educativo.

Ante este tipo de casos y con «el objetivo de dar respuesta a las necesidades del alumnado ante los desafíos que plantea la sociedad», el Codema ha impulsado el proyecto 'Dynamis', que hace referencia al 'ser en potencia' utilizado por Aristóteles. Bajo esta denominación, ha puesto en marcha este programa, que busca acompañar al alumnado en el desarrollo de ese don, de ese talento con el que cada uno nace.

Este proceso -del que ya hay algunas experiencias en el caso de alumnos con altas capacidades o necesidades educativas especiales- se ampliará a todo el estudiantado. «No queremos que haya talentos que queden sin detectar o que se pierdan por no desarrollarlo», explica el director del Corazón de María, Simón Cortina. «Ante todo, de lo que se trata es de que tengan éxito en la vida, que no es otra cosa que sentirse realizado y lleguen a ser lo que están llamados a ser», añade.

Comenzará a ponerse en marcha en tercero de Educación Infantil, como ya se hizo el año pasado, pero hasta que se vaya ampliando curso a curso, este año también comenzará a aplicarse en tercero de Primaria y primero de la ESO. La novedad es que no se ceñirá únicamente al ámbito curricular, donde, con permiso de las familias, está previsto hacer pruebas y diferentes tests para analizar las fortalezas de cada alumno, sino que el colegio contará también con las aportaciones de «todos los agentes educativos». De este modo, recogerá datos elaborados por los monitores, entrenadores y personas que les acompañan en las actividades extraescolares (se circunscriban éstas o no al colegio); de catequistas, voluntarios, entidades y asociaciones colaboradoras y, por supuesto, de los tutores y de las familias.

Para ello, el centro se apoyará en la utilización de una herramienta informática que permita introducir los datos obtenidos por esas diferentes vías y genere un portfolio en el que queden recogidas sus fortalezas y cómo el entorno puede contribuir a que crezcan y se vean reforzadas.

El Codema busca, de esta manera, actuar «de forma global, integrada y coordinada» para hacer un seguimiento a sus alumnos a lo largo de toda su etapa escolar. Este sistema permitirá, por ejemplo, a las familias decidir qué actividad extraescolar se ajusta más al desarrollo del talento de su hijo o elegir las materias optativas en el itinerario que comienza en cuatro de Secundaria.

El curso pasado ya se puso en marcha en este colegio esta iniciativa y se centró en los alumnos en tercero de Infantil. Tuvo lugar en el tercer trimestre y los orientadores -siempre, con el visto bueno de las familias- realizaron a los estudiantes una serie de pruebas basadas en la teoría de Howard Gardner de las inteligencias múltiples (lingüística, musical, visual, lógico-matemática, naturalista, interpersonal, intrapersonal y kinestésica). También se envió el cuestionario a las familias para que valoraran, en función de una serie de ítems, cada una de estas inteligencias en sus hijos y ahora el siguiente paso será darles a conocer los resultados.

Un modelo diferenciado

La base teórica del proyecto es el Modelo Diferenciado de Dotación y Talento (MDDT), del psicólogo canadiense Françoys Gagné y que determina que la capacidad es la materia prima del talento y que éste se desarrolla con intervención específica y adecuada.

Con esta iniciativa, el Corazón de María, que ha ido incorporando nuevas metodologías de aprendizaje (inteligencias múltiples, trabajo por proyectos, aprendizaje cooperativo, cultura del pensamiento...), quiere «seguir dar un paso más en las necesidades del alumnado ante los retos educativos actuales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos