Cabueñes sumará casi un centenar de nuevas camas y duplicará su superficie

Cabueñes sumará casi un centenar de nuevas camas y duplicará su superficie

El proyecto de reforma del hospital, que se presenta hoy a ayuntamientos y personal sanitario, crecerá en quirófanos, área de consultas y urgencias

LAURA FONSECA GIJÓN.

Cabueñes cambiará por completo su actual fisonomía. El hospital que hoy conocemos, y que en 2018 conmemorará su cincuenta aniversario, duplicará la actual superficie al pasar de seis a doce hectáreas. El Principado, en colaboración con el Ayuntamiento de Gijón que ha facilitado la permuta de terrenos municipales, ha puesto en marcha un ambicioso plan de reforma y ampliación arquitectónica que convertirá al hospital público en un centro mucho más moderno, amplio, funcional, amable y digital. Cabueñes no solo ganará en espacio físico y aparcamientos, algo que le hacía mucha falta, sino también en dotación de camas, consultas, quirófanos y área de urgencias. La Consejería de Sanidad presentará hoy públicamente las claves de este plan de reforma, que se desarrollará en dos fases y en el que se prevé invertir unos cien millones de euros (32 millones en la primera etapa y 68 en la segunda). Lo hará en un acto que se celebrará a partir de las once de la mañana en el propio hospital, y al que han sido invitados los alcaldes de Gijón, Carreño y Villaviciosa, así como el personal sanitario. En esta cita, al la que acudirá el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, y el gerente del Sespa, José Ramón Riera, entre otros, se dará a conocer no solo cómo será el futuro Cabueñes sino que se plasmarán las aportaciones que hicieron los grupos de profesionales y directivos de Cabueñes.

El arquitecto madrileño Luis López Fando, cuyo estudio se hizo con la adjudicación del proyecto de diseño para la ampliación y reforma del hospital gijonés, será el encargado de desgranar cómo será ese nuevo Cabueñes que contará con cerca de un centenar más de camas y que doblará su actual espacio sanitario, sobre todo, con vistas a futuras ampliaciones. También intervendrá en la exposición el arquitecto de la Consejería de Sanidad, Jesús Menéndez.

La primera fase de la obra, que se prevé que arranque en el segundo semestre de 2018, se centrará en la construcción de un nuevo edificio de 25.000 metros cuadrados, distribuido en cuatro plantas en altura además de una subterránea. Este bloque estará ubicado tras el área de las actuales Urgencias y albergará en la planta cero el propio servicio de Urgencias, que duplicará la superficie actual y pasará a disponer de 3.700 metros cuadrados útiles. Allí también estará la radiología asociada a Urgencias. Otra planta será para el área quirúrgica, con 20 nuevos quirófanos (cuatro más que en la actualidad), de los que 18 estarán operativos y dos quedarán en reserva. En el bloque de cirugía habrá cuatro salas quirúrgicas integradas, de las que ahora solo hay disponibles en el HUCA, y un quirófano híbrido inteligente para intervenciones de gran envergadura. El bloque del nuevo edificio incorporará a su vez la unidad de cuidados críticos posquirúrgicos (URPAS), toda una novedad, mientras en otra planta irán las consultas externas de los servicios quirúrgicos. El último nivel corresponderá a la UCI, reanimación y laboratorios.

La primera fase de la obra, un edificio de cuatro plantas, se iniciará a mediados de 2018

La segunda fase de la reforma hospitalaria será la más compleja y también cara, puesto que contempla actuar sobre el edificio de hospitalización que pasará de 457 a 530 camas, derribar el actual bloque de consultas externas para construir uno nuevo que se anexione al levantado tras Urgencias y construir un nuevo aparcamiento, entre otras actuaciones. Se prevé gastar en esta fase 68 millones de euros. Para esta parte del proyecto habrá que esperar hasta el año 2021 cuando se espera que empiece la obra. No será hasta entonces que se construya un nuevo aparcamiento subterráneo de unas 1.200 plazas y que se prevé que sea de pago.

Fotos

Vídeos