CAHU, EL HOSPITAL DE CABUEÑES DEL SIGLO XXI

La obra arrancará a finales de 2018 con la construcción de un edificio de siete plantas. Habrá helipuerto y un aparcamiento subterráneo con 1.279 plazas de pago

LAURA FONSECA | LAURA MAYORDOMO
Sábado, 11 noviembre 2017, 10:05

Un hospital verde, rodeado de «un gran jardín» de siete mil metros cuadrados, que «recuperará las vistas al mar» y donde no tendrán cabida los coches. Al menos, a primer golpe de vista, ya que se prevé que los vehículos queden ocultos bajo un aparcamiento en parte subterráneo y en parte soterrado, que dispondrá de 1.279 plazas todas ellas de pago. Desaparecerá por tanto el actual aparcamiento en superficie, gratuito, de unas mil plazas, «que estrangula al hospital». Al futuro Cabueñes, que pasará a duplicar su superficie para ocupar 119.411 metros cuadrados, se podrá llegar en metrotrén. Esa es la pretensión de la Consejería de Sanidad y del Ayuntamiento de Gijón, que tras hablar con el Ministerio de Fomento y la Consejería de Infraestructuras, han diseñado una suerte de estación intermodal a la puerta del mismísimo centro hospitalario. Sanidad aspira a que el nuevo hospital pensado para el siglo XXI quede «envuelto» por una gran zona verde y sendas peatonales, a donde se pueda ir «no solo cuando se está malo». Se podrá llegar en metrotrén, autobús o en coche, pero también en bicicleta. «Es lo habitual en las nuevas construcciones de este tipo» que disponen de carril bici, precisó el arquitecto Joaquín López-Fando, cuyo estudio redactó el plan director.

Los primeros detalles del proyecto de reforma y ampliación fueron presentados públicamente ayer en un acto celebrado en el hospital, al que fueron invitados alcaldes y representantes municipales de Gijón, Carreño y Villaviciosa, concejos que conforman el Área Sanitaria V, así como personal de Cabueñes. En la presentación se desgranó el plan funcional, confeccionado con buena parte de las propuestas elaboradas por los diferentes servicios hospitalarios. Los trabajos, indicó el responsable de Obras de Sanidad, el arquitecto Jesús Menéndez, arrancarán por la construcción de un nuevo edificio que se ubicará junto al actual servicio de urgencias. Será el nuevo punto neurálgico de Cabueñes y será bastante más grande de lo previsto, pues pasará de cuatro a siete plantas (seis en altura).

Cuatro quirófanos más

Este bloque, que confían poder comenzar a construir a finales de 2018, tendrá una superficie de 49.000 metros cuadrados frente a los 15.000 de los primeros bocetos. El aumento de espacio «responde a criterios técnicos y funcionales e implica nuevas actuaciones, además del adelanto de otras previstas inicialmente para la segunda fase», explicó Sanidad. En la superficie ganada se abordará la construcción de las zonas de esterilización, farmacia y laboratorios, lo que permitirá dar continuidad a estos servicios y que su actividad no tenga que interrumpirse.

El edificio de siete plantas conectará en cada uno de los niveles con la zona antigua del hospital. A sus instalaciones se trasladarán las consultas externas y los laboratorios, y habrá un bloque quirúrgico de veinte salas (cuatro más), además de las actuales urgencias, que doblarán su espacio. Si todo marcha bien, abrirá sus puertas dentro de cuatro años, en 2021.

Entre las novedades anunciadas ayer está la recuperación del helipuerto, inoperativo en el actual edificio tras haber quedado invadido por el parking. Estará junto a Urgencias, en una plataforma. El futuro complejo hospitalario, que en algunos aspectos sigue las líneas arquitectónicas del nuevo HUCA, ganará en superficie, y ganará mucho. El doble, para llegar a casi 120.000 metros cuadrados. Lo hará gracias a la permuta de dos parcelas municipales y otras dos privadas. El traspaso de una de estas últimas aún no está cerrado.

Cabueñes cambiará su imagen por completo. La entrada ya no será por el bloque de hospitalización sino por el nuevo edificio de siete plantas, con su fachada «hacia el norte, mirando al mar», apuntó López-Fando. El acceso estará a pie de calle, como hace 49 años cuando se inauguró, y tendrá también conexión subterránea con la futura estación de metrotrén. El gran jardín y la senda verde y peatonal «enlazan con la idea de respecto del medio ambiente», indicó el arquitecto Jesús Menéndez, que abundó en la necesidad de «retirar los coches». El acceso principal por la zona norte no solo conectará con el metrotrén y el autobús, sino con el aparcamiento, que dispondrá de tres entradas a tres niveles diferentes desde la avenida de la Pecuaria.

Más información

El nuevo hospital será un centro puntero, orientado al logro de objetivos fundamentales para los próximos años, como la ambulatorización de procesos, la alta resolución, la confortabilidad de los usuarios, la seguridad, la calidad, la mejora continua y la sostenibilidad económica y medioambiental, indicó la Consejería de Sanidad en la presentación del proyecto.

Demolición de las consultas

En esta primera fase no solo se construirá un nuevo edificio anexo a la zona de Urgencias, sino también otro de carácter industrial que albergará las instalaciones de climatización y calderas. También se ejecutarán las galerías que conectarán las nuevas dependencias con las antiguas, así como la urbanización del entorno.

Está previsto que el proyecto de ejecución de la primera fase salga a licitación en el primer trimestre de 2018 y que las obras comiencen antes de finalizar el ejercicio, de modo que las nuevas instalaciones podrían entrar en servicio en 2021. La inversión ronda los 38 millones de euros.

La segunda fase abordará la reforma integral del edificio de hospitalización. Así, se construirá un inmueble donde ahora se ubican las consultas externas, que será una prolongación del planificado en la primera fase, y se completará la urbanización de la zona. Antes de la construcción de este nuevo bloque será necesario demoler el que actualmente acoge las consultas, que es la parte más antigua de todo el complejo. «La ejecución de estos trabajos supone un gran reto, ya que habrá que simultanear las obras con la actividad del centro asistencial», explicó López-Fando, quien solicitó ya de antemano paciencia a pacientes y trabajadores.

Para la segunda fase habrá que esperar al año 2021. Será entonces cuando se cambiará por completo la cara interna del hospital, con reformas en las habitaciones y con la incorporación de 75 camas más para llegar a 532. El consejero Del Busto se comprometió a trabajar con vistas al plan de 2021, con el fin de dejar el proyecto «bastante avanzado» para los próximos responsables sanitarios.

Secciones
Servicios