La voz de la calle, joven y feminista

Chelo Tuya, de EL COMERCIO, en el centro de la mesa redonda flanqueada de izquierda a derecha por Sergio Álvarez (Cimavilla), Ana Rubiera, Paloma Llanos, Adrián Arias, Tania Gordaliza (Nuevo Roces) y Beatriz Vázquez (Nuevo Gijón, La Braña y Perchera). / FLÓREZ
Chelo Tuya, de EL COMERCIO, en el centro de la mesa redonda flanqueada de izquierda a derecha por Sergio Álvarez (Cimavilla), Ana Rubiera, Paloma Llanos, Adrián Arias, Tania Gordaliza (Nuevo Roces) y Beatriz Vázquez (Nuevo Gijón, La Braña y Perchera). / FLÓREZ

El movimiento vecinal celebra el cuarenta aniversario de su legalización con un homenaje a su savia nueva y a las mujeres

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

El movimiento vecinal gijonés celebró ayer los cuarenta años de su legalización con una gala en el CMI de Pumarín Gijón Sur en la que mostró músculo joven y feminista. Así lo demostraron sus invitados, tres de las asociaciones jóvenes que han consumado el tan reclamado relevo generacional y así se pudo comprobar en el documental que abrió el acto, 'Mujeres que cambiaron tu vida'. «Nuestro papel ahora es hablar con los chavales de nuestra generación para que se involucren en las actividades del barrio y los problemas que nos afectan», resumió Rebeca Álvarez, quien acudió junto a Enol Puertas y Ana González en representación de la vocalía de la juventud del Polígono de Pumarín.

Su intervención coincidió con la mesa redonda en la que se juntaron Tania Gordaliza (Nuevo Roces), Beatriz Vázquez (Nuevo Gijón, La Braña, Perchera) y Sergio Álvarez (Cimavilla), tres representantes del nuevo movimiento vecinal que charlaron sobre la realidad de sus barrios junto a varias periodistas de la ciudad. Entre ellas, Chelo Tuya, de EL COMERCIO. «Desgraciadamente, muchas reclamaciones cuesta mucho hacerlas oír. Muchas reuniones, papeleo... y sobre todo en un barrio tan joven en el que ya nos cuesta compaginar la vida laboral con la familiar», resumió Gordaliza. En su caso, puso de ejemplo la sede vecinal, que tras proyectarse en 2014 tardó más de tres años en hacerse realidad. «Muchos concejales, además, ni siquiera conocen personalmente nuestro barrio», añadió.

«Aunque parezca mentira, el barrio más antiguo y el más nuevo tenemos muchas cosas en común. La relación entre asociaciones y Ayuntamiento tiene que ser mucho más dinámica, lo que se ve en cosas como los presupuestos participativos. Llevamos cuarenta años participando y ahora quieren a golpe de click inventar una fórmula», lamentó Álvarez. Vázquez, por su parte, destacó la labor de la asociación de vecinos Santiago a la hora de elaborar proyectos como 'En marcha', dedicado a recabar las necesidades del barrio con más de 200 encuestas. «No queremos convertirnos en una ciudad dormitorio», resumió.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos