El camarero gijonés acusado de vender drogas admite que las vendía fuera del local

En registros realizados en dos bares ubicados en el barrio de La Arena y en el domicilio del detenido la Policía decomisó más de 12 kilos de resina de cannabis y unos 26 gramos de cocaína

EFE

El camarero acusado de vender drogas en un bar de Gijón, que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de siete años y medio de prisión y 242.000 euros de multa, ha admitido hoy que hacía transacciones de hachís, pero fuera del establecimiento.

En la primera de las tres jornadas previstas para el juicio, que se celebra en la sección octava de la Audiencia provincial, el acusado ha negado vender cocaína, que poseía "para consumo propio".

En registros realizados en dos bares ubicados en el barrio de La Arena en Gijón y en el domicilio del detenido la Policía decomisó más de 12 kilos de resina de cannabis y unos 26 gramos de cocaína.

El acusado ha declarado hoy que "estaba enganchado a la coca", que antes de ser detenido el 7 de septiembre del 2016 consumía unos tres gramos por día y que no toda la droga hallada en su domicilio era suya.

Ha asegurado además que sus clientes, a los que solo les vendía hachís, le contactaban por teléfono y que las transacciones las hacía fuera del bar en el que trabajaba desde un mes antes de la detención.

En la sesión celebrada hoy han testificado cuatro agentes del Cuerpo Nacional de Policía que participaron en las tareas de seguimiento del sospechoso y en los registros posteriores al arresto.

Los agentes ratificaron las actas del atestado, pero a preguntas del abogado de la defensa admitieron que durante la vigilancia no pudieron ver lo que hacía el sospechoso en el interior de los dos bares que estaban controlando.

El juicio proseguirá mañana con la declaración de otros agentes de policía y de otras camareras, y concluirá el viernes con los alegatos de la Fiscalía y la Defensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos