«El cambio en Cabueñes va a ser radical, ya que en estos 50 años fue creciendo a trompicones»

El arquitecto Joaquín López-Fando posa junto a la infografía en la que se proyecta cómo quedará Cabueñes tras la reforma. / DAMIÁN ARIENZA
El arquitecto Joaquín López-Fando posa junto a la infografía en la que se proyecta cómo quedará Cabueñes tras la reforma. / DAMIÁN ARIENZA

Joaquín López-Fando, el arquitecto que elaboró el plan director de Cabueñes, afirma que «el cinturón verde que rodeará las instalaciones quitará dramatismo al hospital y ayudará a reducir el estrés emocional»

LAURA FONSECA GIJÓN.

Joaquín López-Fando (Toledo, 56 años) es el arquitecto que ha diseñado el plan director para la reforma y ampliación del Hospital de Cabueñes. No es la primera vez que su estudio, López-Fando y Asociados, proyecta un centro sanitario en la región. Por sus manos y las de su hermano Luis, también arquitecto, han pasado los proyectos de construcción de los hospitales de Jarrio y Cangas del Narcea. También el de reforma de Avilés y la remodelación que Cabueñes protagonizó hace ahora seis años. El pasado viernes presentó en Cabueñes las líneas maestras del nuevo Cabueñes, bautizado como CAHU.

-¿Cómo será el nuevo Cabueñes?

-Espectacular y más luminoso.

-Y verde también, ¿no?

-A mí me gusta decir que es un jardín que dentro tiene un hospital. Podría ser la continuación del Jardín Botánico que hay en las proximidades. Ese cinturón verde le restará dramatismo al hospital.

-¿En qué sentido?

-Cuando uno entra al hospital, bien como paciente o como acompañante, lo vive con cierto drama. Si rodeas al hospital con un gran jardín, ayudas a reducir el estrés emocional de las personas.

-¿Cómo interactuará el nuevo hospital con los pacientes?

-Va a ser una relación totalmente diferente a la actual. Por una parte, vamos a recuperar la fachada norte, que era la original cuando el centro hospitalario se inauguró hace casi medio siglo. Todas las zonas externas tendrán vistas a áreas verdes o al mar. El diálogo con el edificio y el entorno será complemente diferente. En la actualidad, cuando te asomas desde una ventana del hospital solo se ven coches, es la imagen de un caos. Si en cambio pasas a divisar un paisaje verde o el mar, te relajas.

-¿Habrá también patios interiores verdes dentro de los diferentes bloques?

-Sí, de esa manera no solo estableces un diálogo con la naturaleza sino que dotas al hospital de una mayor luminosidad. Pero ojo, que no serán zonas de ver y no tocar.

-O sea, que la gente podrá salir a disfrutar de los jardines.

-Claro. Serán espacios en los que los acompañantes de los pacientes podrán esperar o donde se podrá ir para desconectar. En el actual hospital las opciones para desestresar son pocas, o vas a la cafetería o a la calle.

-¿A cuánto metros de superficie asciende ese gran jardín que envolverá al hospital?

-Todo lo que quede libre de construcción será zona verde.

-Habrá también una nueva entrada, ¿será más accesible que la actual, que tiene una gran cuesta?

-Sí, porque el acceso principal estará en la zona norte, a pie de calle, y conectado por la planta sótano donde estarán el aparcamiento y la parada del metrotrén.

-¿Por dónde empezarán las obras?

-Empezaremos con la construcción del nuevo edificio de siete plantas y casi cincuenta mil metros cuadrados, que se ubicará junto a las actuales urgencias. La idea que baraja la Consejería de Sanidad es que los trabajos de construcción se puedan iniciar a finales de 2018.

-¿Será el centro neurálgico del futuro Cabueñes?

-Pues sí, ya que ahí estarán las consultas externas, el bloque quirúrgico, la UCI y las urgencias.

-¿Y cuándo estará culminado?

-La previsión es para 2021.

-¿Ya saben cómo será su fachada?

-En principio será una caja de vidrio entero. Externamente tendrá una fachada ventilada y detrás de esa envolvente estarán los huecos de las ventanas de todos los espacios. La zona de las esperas las diseñaremos como grandes cristaleras.

-La segunda fase, la que reformará todo el edificio de hospitalización y dotará a Cabueñes de más camas, ¿tiene fecha?

-La previsión es que se inicie cuando culmine la construcción del edificio de siete plantas y cuando hayamos trasladado a ese bloque todos los servicios y equipos necesarios.

-El último edificio, construido en 20, fue el de hemodinámica y cirugía vascular, ¿se va a actuar en ese bloque?

-No, ese queda tal cual está.

-¿Y la cafetería?

-Tampoco la vamos a tocar. Ambas zonas estás muy bien y no hace falta actuar sobre ellas.

-Las obras de construcción van a coincidir con la labor asistencial del hospital, ¿cómo se coordina ese aspecto?

-Pues con mucho cuidado y mucha coordinación por parte de todos. Trabajadores y enfermos van a tener que armarse de paciencia, pero el resultado valdrá la pena.

-¿Cuántos accesos tendrá el nuevo hospital?

-Todo el que venga de fuera dispondrá de dos accesos: el de la zona norte, que será el del nuevo edificio y por donde accederán los pacientes externos que acudan a consulta, a una prueba diagnóstica o una cirugía menor ambulatoria. Quienes vengan de visita a las instalaciones, bien a ver a un paciente ingresado o a las instalaciones docentes, entrarán por la zona sur, que es por donde se accede ahora a hospitalización o a rehabilitación.

Tiendas comerciales

-¿Y qué más habrá en esa zona?

-La entrada actual al bloque de hospitalización y la de rehabilitación se unen en el nivel del aparcamiento, en el sótano uno, por el nivel norte. De ahí saldrán los pasillos móviles, las zonas de estar, las tiendas y los locales comerciales. Por ahí se moverán los pacientes.

-¿Las urgencias tendrán su propio acceso?

-Sí, tienen acceso diferenciado.

-Dice el consejero de Sanidad que es la obra más importante de Cabueñes en sus cincuenta años de vida. ¿Lo ve así?

-El cambio va a ser radical. Como ocurre en muchos hospitales de la antigüedad de Cabueñes, el centro ha ido creciendo a trompicones y ahora hay que ordenarlo.

-¿Qué potencial tiene el futuro Hospital de Cabueñes?

-Un hospital siempre es un punto de atracción. Todos vamos a pasar por ahí alguna vez en nuestra vida. Los hospitales acaban siendo un punto de referencia urbano y social para cualquier ciudad.

-¿Son como pequeñas ciudades?

-Y no tan pequeñas. Si preguntamos a los ciudadanos de Gijón estoy seguro de que la mayoría ha venido alguna vez a Cabueñes.

-¿Lo de la estación del metrotrén es algo seguro?

-El Ministerio de Fomento tiene la intención de llevar el metrotrén hasta Cabueñes, de ahí que hayamos proyectado una estación subterránea en el extremo de la parcela. Lo bueno es que la conexión desde la estación y el hospital será de forma subterránea, sin necesidad de salir a la calle.

-¿Las paradas de autobús y de taxis estarán cerca de esa zona?

-Sí, prácticamente será un intercambiador de transportes. Habrá metrotrén, autobús, aparcamiento, taxis...

-¿Y bicicleta?

-Claro, es un transporte más. Eso de que cerca del hospital haya bicicletas candadas a señales de tráfico o farolas es una imagen horrorosa. Hay que ordenar las circulaciones y la comunicación.

-¿Cómo llegó usted a especializarse en arquitectura hospitalaria?

-Pues no lo sé muy bien, empiezas y luego ya sigues por ahí.

-¿Cuántos hospitales lleva hecho el estudio de López-Fando y Asociados?

-La verdad es que muchos, pero no los llevo contabilizados.

-¿Y en Asturias?

-Aquí nos ocupamos de la construcción de los hospitales de Jarrio y Cangas del Narcea, también de la reforma del Hospital San Agustín, la rehabilitación del antiguo Hospital Nuestra Señora de Covadonga en el viejo HUCA y de la última reforma de Cabueñes, con el edificio de hemodinámica.

-Su equipo se presentó en 2002 al concurso para la construcción del nuevo HUCA. ¿Qué le parece cómo ha quedado el nuevo hospital de Oviedo?

-Sinceramente no le podría decir porque no he estado en el HUCA.

-A la hora de empezar a proyectar un hospital, ¿qué es lo más sensible o lo más complejo?

-La carga tecnológica es cada vez mayor. La ciencia médica evoluciona muy rápido, un laboratorio actual no tiene nada que ver con uno de 1940. Por aquel entonces bastaba con una mesa de mármol y un microscopio, sin embargo, los actuales laboratorios son todo ordenadores. Lo mismo pasa con los quirófanos, las camas... Con casi todo.

-¿Alguna vez estuvo como paciente en un hospital?

-Estuve como acompañante.

-Y desde ese lado, ¿cómo se ve un hospital?

-Es una gran experiencia, se aprende mucho en todos los conceptos.

Fotos

Vídeos