Cancionero de palacio entre carros y quintanas

El quinteto De Palacio Vengo interpreta el cancionero en la Quintana de Miguelín.
El quinteto De Palacio Vengo interpreta el cancionero en la Quintana de Miguelín. / PALOMA UCHA

GLORIA POMARADA GIJÓN.

Las notas de la vihuela sonaron ayer más alto que el cantar de los pájaros y el cencerro del ganado de Santurio. La tenada característica de la casa mariñana se convirtió en escenario de la música de cámara renacentista y sus habitantes, en modernos palaciegos. Por primera vez en sus veinte ediciones, el Festival de Música Antigua abandonó las salas del centro de Gijón para elevar sus melodías en el entorno natural de esta parroquia de la zona Este, que acogió la primera jornada de 'Antiqvo Rural'. Ayer comenzaba la tríada de rutas que recorrerán las quintanas, manantiales e incluso el bestiario de la zona con los cancioneros del Renacimiento como acompañamiento ambiental. «Elegimos Santurio porque es una de las parroquias con más tradición, con una comunidad de vecinos activos que han protegido el patrimonio etnográfico», valoraba Jimena Fernández, directora de programas de la Fundación Municipal de Cultura, entidad organizadora del evento, en colaboración con el Aula de Cultura de EL COMERCIO.

El presidente de la asociación vecinal ejerció de guía ante los más de sesenta visitantes inscritos en la ruta. «La nuestra, decía un cura, es una parroquia pequeñina y galana, como la Santina», introducía José Luis Pérez ante la iglesia de San Jorge. «Tiene un terreno desigual, pero que acaba siendo bueno trabayándolu de verdad», continuaba parafraseando al poeta Kike Amado.

Una vez hechas las presentaciones de Santurio, una de las parroquias más pequeñas del concejo y habitada por poco más de 260 habitantes, la ruta prosiguió hacia la quintana de Manolín Meana, una tradicional casa mariñana que mantiene en pie hórreo, cuadra, llagar y tenada. Sobre las rústicas tablas tomó asiento el quinteto De Palacio Vengo, ataviado con trajes propios del siglo XVI, para entonar la suave melodía del 'Cancionero de palacio'. «Esta vivencia va más allá de la música en vivo», destacaba Eduardo García Salueña, director del festival. Guiados por la música, los visitantes continuaron su recorrido por la antigua casa rectoral, la panera de María Flor Trabanco y la quintana de Miguelín 'el ganadero', para culminar en el museo etnográfico, morada de los aperos de labranza e instrumental ganadero donado por los vecinos.

La ruta por Santurio fue la primera de las actividades del Festival de Música Antigua, que se celebrará hasta el domingo con conciertos, talleres y el VI Concurso Internacional. La próxima jornada de 'Antiqva Rural' será el sábado y dará a conocer fuentes y lavaderos de la parroquia.

Fotos

Vídeos