Un año de cárcel para el ciudadano inglés que agredió a dos camareros

El ciudadano inglés, de espaldas, en el juicio en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. / AURELIO FLÓREZ
El ciudadano inglés, de espaldas, en el juicio en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. / AURELIO FLÓREZ

El juez le impone una indemnización de 6.060 euros y el pago del dentista a la víctima a la que rompió dos dientes de un puñetazo

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ha condenado a un año de prisión a el ciudadano inglés juzgado hace dos semanas por agredir a dos camareros de un pub de la avenida de Rufo García Rendueles. El magistrado Bernardo Donapetry le impone además el pago de una indemnización de 6.060 euros y el pago del gasto derivado del tratamiento odontológico al que debe someterse la víctima a la que le rompió dos dientes de un puñetazo.

El ataque se produjo en la madrugada del 10 de agosto de 2015 cuando el procesado se encontraba en el establecimiento hostelero en compañía de un amigo. «Estaban tomando copas y en un momento dado invitaron a una ronda a una mesa de al lado. Él pagó 30 euros y al poco tiempo vi que se marchaba, y todavía tenía cien euros por pagar. Salí de la barra para decirle que tenía que pagar la cuenta y sin prácticamente hablar me pegó un puñetazo», relató uno de los perjudicados durante la vista oral. La peor parte se la llevó su compañero. «Estaba en la cocina y escuché voces. Cuando salí y me acerqué, sin mediar palabra me dio un puñetazo que me tiró al suelo. Me rompió dos dientes. Nunca vi una fuerza tan descomunal...», aseguró. El procesado, que se encontraba de visita en Gijón cuando ocurrieron los hechos, entonó la mea culpa: «Pido disculpas por lo que pasó», dijo lacónico con la ayuda de una intérprete que lo asistió durante el juicio oral. La acusación particular estuvo ejercida por el abogado Pedro Muñiz.

Fotos

Vídeos