Cardiología ganará una segunda sala de hemodinámica con la ampliación de Cabueñes

En primera fila, de izquierda a derecha, Fernando Gómez (enfermero), Ana Sotelo (secretaría), María José Uría, Cristina Gudín y Teresa Quinteiro (enfermería), Eduardo Segovia (jefe del servicio de Cardiología), María José García (supervisora), Carmen Solar, Consuelo Boto y Ana Belén Elvira (enfermeras), Pilar Menéndez (auxiliar de enfermería) y Asela Villafañe Belén Soler y Sofía Sánchez (enfermeras). En segunda fila, sin bata y de negro, Diana Mateo (enfermera), Marta Eva Martín (auxiliar de enfermería); Verónica Gómez (enfermera), Vanesa Alonso y Teresa González (cardiólogos); Julio García (MIR) y Juan Rondán y Lola Vilagraz (cardiólogos). Detrás, en el grupo del final, Ernesto Hernández, Luis Redondo, Berta Vega y Santiago Colunga (cardiólogos), Rubén Linares (MIR) y Pedro Vigil, Beatriz Samaniego, Iñigo Lozano y José Miguel Vegas (cardiólogos). / FOTOS: ARNALDO GARCÍA
En primera fila, de izquierda a derecha, Fernando Gómez (enfermero), Ana Sotelo (secretaría), María José Uría, Cristina Gudín y Teresa Quinteiro (enfermería), Eduardo Segovia (jefe del servicio de Cardiología), María José García (supervisora), Carmen Solar, Consuelo Boto y Ana Belén Elvira (enfermeras), Pilar Menéndez (auxiliar de enfermería) y Asela Villafañe Belén Soler y Sofía Sánchez (enfermeras). En segunda fila, sin bata y de negro, Diana Mateo (enfermera), Marta Eva Martín (auxiliar de enfermería); Verónica Gómez (enfermera), Vanesa Alonso y Teresa González (cardiólogos); Julio García (MIR) y Juan Rondán y Lola Vilagraz (cardiólogos). Detrás, en el grupo del final, Ernesto Hernández, Luis Redondo, Berta Vega y Santiago Colunga (cardiólogos), Rubén Linares (MIR) y Pedro Vigil, Beatriz Samaniego, Iñigo Lozano y José Miguel Vegas (cardiólogos). / FOTOS: ARNALDO GARCÍA

EL COMERCIO se adentra en los servicios del centro hospitalario con motivo de su cincuenta aniversario

LAURA FONSECA GIJÓN.

El área de Cardiología de Cabueñes ganará espacio, equipos y nuevas prestaciones de la mano del proyecto de ampliación proyectado para el hospital gijonés. El servicio cardiológico, creado hace apenas una década y por el que pasan consulta cada año más de once mil personas del Área Sanitaria V, tendrá una nueva sala de hemodinámica con la que podrá incrementar el volumen de cateterismos (angioplastias), una prueba diagnóstica y de tratamiento que permite desobstruir válvulas coronarias e implantar stents en zonas afectadas. El pasado año 740 pacientes fueron sometidos a una angioplastia en Gijón, 206 de ellos tras sufrir un infarto. La angioplastia primaria aplicada a los infartados es una técnica de revascularización que permite reducir el daño que produce un ataque al corazón. Es de vital importancia que se realice en las dos primeras horas de sufrir la obstrucción en el corazón.

Cabueñes dispone actualmente de una sala de hemodinámica que comenzó a funcionar en 2011. Hasta esa fecha, las pruebas se centralizaban en el HUCA. La puesta en marcha del servicio hemodinámico en Gijón, así como de la propia área de Cardiología (hasta 2008 apéndice de medicina interna), «tuvo que vencer las resistencias al cambio que trataron de impedir su creación y progresión, pero contó con el apoyo de la población, la gerencia del hospital y el Sespa», recuerda el jefe de servicio, Eduardo Segovia.

EL COMERCIO ha visitado las instalaciones de Cardiología y ha pasado una mañana en una de las áreas asistenciales más jóvenes de Cabueñes. Lo hace con motivo de la celebración, el próximo agosto, del cincuentenario del hospital. A lo largo de los siguientes meses, el periódico se irá adentrando en cada uno de los servicios del centro sanitario para mostrar cómo funciona este hospital (para muchos aún la antigua Residencia), referencia para los gijoneses desde hace medio siglo.

Cardiología, precisamente, se ha convertido, y nunca mejor dicho, en el corazón de Cabueñes. Desde su nacimiento no ha parado de crecer, desplegando no solo una potente área de consultas y de hemodinámica sino también creando las unidades de enfermedades coronarias y arritmias, la de insuficiencia cardíaca (hace seis meses) y formando parte activa del 'código corazón'.

Baja la mortalidad

«La angioplastia, con la implantación de stents en arterias obstruidas, ha venido a sustituir a la cirugía en la mayor parte de los casos y a mejorar el pronóstico de los pacientes», indica Segovia. Con la realización de esta prueba, que se empezó a hacer de forma conjunta con el HUCA en 2012 «se consiguió que pasáramos de ser la penúltima comunidad a estar entre las dos primeras». Mejoró también la supervivencia y la mortalidad pasó del 9 al 4%.

En Cardiología de Cabueñes trabajan 64 profesionales, de los que 16 son cardiólogos, cuatro médicos residentes, 26 enfermeras, 16 auxiliares de enfermería y dos secretarias administrativas. Desde el principio, relata Segovia, «renunciamos a la vía de la independencia y optamos por el trabajo en red con otros hospitales, principalmente con el HUCA, Jove, Arriondas y Valle del Nalón». El 'código infarto', «es un ejemplo, ya que Cabueñes es referencia para tratamiento no solo en el Área V, sino también para la VI (Arriondas), y la VIII (Langreo)». Asimismo, como ejemplo de ese trabajo colaborativo está la consulta que cada quince días pasa en Gijón el área de Cirugía Cardíaca del HUCA. También, las videoconferencias y sesiones clínicas y docentes con otros hospitales desde hace más de un año.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos