Carmen Moriyón tilda de hito la llegada de Chemours a un Gijón «competente y competitivo»

La alcaldesa Carmen Moriyón, durante la inauguración de la sede de la empresa. /AURELIO FLÓREZ
La alcaldesa Carmen Moriyón, durante la inauguración de la sede de la empresa. / AURELIO FLÓREZ

Fernando Couto ve necesario tener capacidad para ofrecer espacios a más multinacionales

EUROPA PRESS

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón (Foro), ha destacado este miércoles que la llegada al municipio del Centro de Servicios Global de la multinacional Chemours supone un hito en la historia de la ciudad. Es prueba, ha dicho, de que Gijón es «competente y competitivo» en la atracción de empresas de primer nivel mundial, además de que aporta talento local como un importante activo que sumar a su proyecto. Así lo ha indicado con motivo de la inauguración oficial de la nueva sede de la compañía en la ciudad, en el edificio de la Fundación Laboral de la Construcción (FLC) que gestiona el Ayuntamiento gracias a un convenio.

Moriyón ha resaltado que la multinacional cuenta con 8.000 empleados, presencia en 35 emplazamientos productivos y más de 5.000 clientes en Estados Unidos, Latinoamérica, Asia-Pacífico y Europa-, de ahí la importancia de que haya elegido Gijón para instalarse. En este sentido, ha dicho confiar en que la matriz de la multinacional constaste la capacidad del municipio para marcar la diferencia respecto a otros en la propuesta de talento. «Estamos capacitados para movernos en los entornos técnicos más complejos y para integrarnos en equipos multiculturales como los que caracterizan a la multinacional», ha asegurado.

Según la regidora, cuando hay que hablar del desarrollo de un territorio, lo primero es impulsar el estímulo de la actividad empresarial. Ha aludido, en este caso, a la Milla del Conocimiento, con su crecimiento constante de actividad empresarial en los últimos años y que se ha convertido en motor económico y la «mejor garantía para la sostenibilidad futura», ha destacado.

«Cuando no se piensa en el desarrollo económico como un contador de ladrillos, sino como activación de espacios y de talento para la atracción y desarrollo deactividad empresarial, no importa tanto quien tiene el edificio en su propiedad, sino cuanto empleo se ha generado en la zona,y por tanto, se ponen los mimbres necesarios para su activación, para la sostenibilidad del entorno y para su prosperidad futura», ha remarcado.

Ha destacado, especialmente, la dinamización que supondrá la llegada de Chemours al barrio de Tremañes y especialmente que se trata de la actividad más limpia de todas las de la zona, basada en programas informáticos y talento para la aportación de valor. Asimismo, ha opinado que el día de hoy debería ser un punto de inflexión en la forma de desarrollar territorio, sociedad, sector privado y administración, en el sentido de la conveniencia de trabajar en conjunto.

Espacio para multinacionales

Por su parte, el portavoz del Gobierno local en el Ayuntamiento de Gijón, Fernando Couto (Foro), ha destacado este miércoles la importancia de que dentro del Plan de Estrategias de Residencias Públicas se tenga capacidad para albergar multinacionales, como se hizo en el caso de Chemours.

Couto, asimismo, ha apuntado que son varias las empresas que llaman al Ayuntamiento para preguntar por espacios para instalarse, algunas de ellas con un gran volumen de trabajadores. En este sentido, ha apuntado que ahora Gijón y Asturias están recibiendo inversión, y de momento se va dando respuesta a lo que se pide, según el edil.

En cuanto al centro de servicios de Chemours, que anteriormente estaba en Tamón (Carreño), ha apuntado que la idea se gestó hace más de un año, cuando buscaban nueva ubicación. A este respecto, ha resaltado que se trata de una multinacional que factura miles de millones de dólares y cotiza en Bolsa.

Asimismo, ha indicado que preocupaba la situación en la que pudieran quedar los trabajadores asturianos o la marcha de la empresa fuera de la región, de ahí que les propusieron quedar en Gijón y que el municipio sirviera de base de crecimiento de la compañía.

«Es una historia con final feliz», ha remarcado, para después insistir en que no es fácil contar con un edificio de esta envergadura para ponerlo a disposición de la multinacional. «Funciona y la compañía está contenta», ha indicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos