Castañas y sidra por la lucha vecinal

Varios vecinos de Nuevo Gijón, La Braña y Perchera disfrutan de castañas y sidra dulce en el parque de Víctor Fernández Suárez. / ARNALDO GARCÍA
Varios vecinos de Nuevo Gijón, La Braña y Perchera disfrutan de castañas y sidra dulce en el parque de Víctor Fernández Suárez. / ARNALDO GARCÍA

La asociación de vecinos Santiago inicia con el magüestu su 40 aniversario | La entidad, pionera en decisiones asamblearias, acogerá hoy una espicha y el sábado 18 se viajará a la Cueva del Soplao

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Las zonas verdes, el transporte o el centro de salud no llegaron a los barrios por arte de magia. Esta premisa la tienen muy clara los residentes de Nuevo Gijón, La Braña y Perchera. O, lo que es lo mismo, la asociación de vecinos Santiago. «Cada logro del barrio se ha conseguido mediante la reivindicación y la lucha de los vecinos, pero la asociación también ha sido generadora de muchas propuestas e iniciativas culturales», destaca Roberto Porras, presidente de la entidad. Este noviembre, explica, no es un mes corriente para ellos, ya que Santiago cumple cuarenta años de lucha y dedicación.

Para celebrar estas cuatro décadas de trabajo, la asociación ya se ha puesto manos a la obra con un variado programa que dio comienzo ayer en el parque Víctor Fernández Suárez, nombrado precisamente en homenaje a un líder vecinal histórico de las décadas de los 80 y 90. El magüestu congregó a decenas de vecinos de todas la edades que, sidra dulce en mano, dieron forma a una de las máximas de la asociación: hacer barrio. «Es muy cómodo tener necesidades en tu entorno y pensar que la asociación de vecinos va a interceder por ti. Lo que nosotros buscamos es que vengan y participen, que las decisiones se tomen de forma común y asamblearia», subraya Porras.

Esta filosofía de actuación, que les diferencia en buena medida de otras asociaciones, tuvo sus primeras victorias sociales con el primer plan de saneamiento del barrio o la larga lucha por conseguir un local social, que les llevó a cortar carreteras, organizar viajes a Oviedo para hablar con el consejero y varias movilizaciones. En 1991, finalmente, conseguirían la sede donde hoy se siguen reuniendo. El centro de salud o la puesta en marcha del colegio público Antonio Machado fueron otras dos batallas en las que acabarían ganando con el paso de los años.

Centro de salud con carencias

Lejos de conformarse, la asociación de vecinos tiene muy claras las batallas que deberá afrontar en el futuro. El crecimiento urbano que ya se proyecta en la zona, el mantenimiento del «maltrecho» patrimonio público o la sanidad son algunos de los asuntos sobre los que los vecinos ya han advertido. «El centro de salud de Perchera es el que tiene más carencias de la ciudad y el pabellón deportivo del barrio es catastrófico», resume Porras.

Estos días, sin embargo, estarán dedicados a la celebración de las cuatro décadas. Después de reunir al barrio por magüestu, hoy se celebrará una espicha en los locales de la asociación con teatro «y unas cuantas sorpresas más». El sábado 18 se realizará un viaje de convivencia a la cueva del Soplao y, después, todavía quedan por concretar «más actividades para recordar a todos esos vecinos que han trabajado por la comunidad y apenas se les ve».

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos