Cenero cierra unas fiestas «de récord»

Los grupos de baile folclórico animaron la tarde junto a la abadía de Cenero.
Los grupos de baile folclórico animaron la tarde junto a la abadía de Cenero.

El Club La Amistad reúne a 400 personas en su comida campestre, «un éxito que nos anima en nuestro 50 aniversario»

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

Las fiestas del Club La Amistad ya son historia. Este año, el medio siglo de actividad de la asociación sirvió como excusa para pedir la colaboración de socios y vecinos de Cenero. Y éstos no fallaron. La comida campestre que tuvo lugar junto a la abadía congregó a más de 400 vecinos, que llenaron la parroquia de comida casera y sidra. «Es un récord y todo un éxito que nos anima en nuestro 50 aniversario», afirmó Evaristo Fernández, presidente de la entidad. El ambiente, según explica, fue familiar y distendido durante toda la jornada. «El prao invita a que no haya carpas para comer bajo los árboles, pero con este clima nunca se sabe», bromeó.

La jornada, sin embargo, había comenzado con una misa solemne que contó con la colaboración del coro Vega de Poja, de Siero. A renglón seguido, la música y el baile folclórico tomaron la parroquia con una exhibición a cargo del Grupo Folklórico Turruxón, de Cenero, y del Grupo de Danzas Castellares de Zaratán. Este último, un invitado de lujo proveniente de Valladolid. «Habíamos ido en junio allí y nos trataron muy bien. Por eso queríamos que vinieran a enseñarnos sus bailes», relata Fernández. En total, fueron más de 35 visitantes castellanoleoneses, que comieron junto al resto de vecinos y disfrutaron de la fiesta.

Aguja de Oro para Noé

En horario de tarde, asimismo, tuvo lugar el concurso Aguja de Oro, que congregó a 28 concursantes con un objetivo: enhebrar la máxima cantidad de agujas posible en tres minutos. La ganadora fue Noé, que legó a la treintena. «De todos los años que llevamos haciéndolo, creo que es la mejor marca», apunta Fernández. Cristina y Noelia fueron segunda y tercera tras disputar un desempate.

Ya de noche, para poner el punto y aparte a las fiestas, Laruelo Eventos ofrecía música y baile a los vecinos que aguantaron hasta tarde. «Siempre intentamos hacer algo diferente y estamos muy contentos por todo». Ahora, a por otros cincuenta años.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos