Centenario de un trágico naufragio

Recortes de prensa con las noticias aparecidas sobre el hundimiento del 'Pomone'. / CITOULA
Recortes de prensa con las noticias aparecidas sobre el hundimiento del 'Pomone'. / CITOULA

El 'Pomme', hundido por un submarino alemán frente a la costa, dejó 15 supervivientes que llegaron hasta Tazones en un bote

E. C. GIJÓN.

El pasado 27 de noviembre se cumplieron cien años de la llegada a Gijón de quince supervivientes del naufragio del vapor francés 'Pomone', hundido por un torpedo de un submarino alemán. Las crónicas de la época en EL COMERCIO dieron cuenta del suceso, que se produjo en la noche del sábado 24 de noviembre de 1917, es decir, durante la I Guerra Mundial.

El 'Pomone' hacía ruta entre Argel y Brest, con 37 marinos a bordo, y había hecho escala en Lisboa pocos días antes. Llevaba un cargamento de fosfato, alcohol y barricas de vino y, a pesar de estar armado con dos cañones a proa y popa, el ataque nocturno y por sorpresa impidió cualquier maniobra de defensa.

Los náufragos relataron en EL COMERCIO que el torpedo hizo blanco en el costado de babor del barco, provocando un boquete «enorme» en el departamento de máquinas que hizo estallar las calderas, «volando el puente y la parte de cubierta correspondiente a él».

El navío se partió en dos pedazos y sólo hubo tiempo para arriar un bote salvavidas, que zozobró como consecuencia de la corriente que el mismo hundimiento del vapor produjo. Según la misma crónica, los tripulantes del submarino ayudaron a dar la vuelta al bote y embarcaron en el sumergible una de las barricas de vino que habían quedado desperdigadas por la mar antes de desaparecer mar adentro.

Quince náufragos franceses lograron alcanzar la costa de Tazones a bordo del citado bote y su llegada ocasionó un amplio movimiento de solidaridad entre vecinos de esa villa y de Villaviciosa, para proporcionarles alimento, ropas y primeros auxilios. Posteriormente, los supervivientes fueron trasladados a Gijón, desde donde partirían hacia Bilbao apenas 24 horas después.

Se da la circunstancia de que otros cuatro tripulantes del 'Pomone' llegaron a tierra en Santander, tras ser rescatados por un barco de nombre 'Pacífico', de manera que en total hubo 19 supervivientes y 18 fallecidos.

En los mismos días, EL COMERCIO informó de la llegada a San Esteban de Pravia de otros 19 náufragos, esta vez a bordo del vapor 'San Isidoro', que los rescató tras haber sido torpedeado el barco americano 'Actaeón', a unas diez millas al Norte del Cabo Villano, en Galicia. El citado suceso afectó a 69 tripulantes, de los que lograron salvarse un total de 56 y perecieron 13.

Una de las consecuencias curiosas del hundimiento del 'Pomone' fue que, según la crónica correspondiente al jueves 29 de noviembre de 1917, «casi puede asegurarse que de todos los vapores pesqueros de la matrícula de Gijón que ayer salieron a la mar a sus faenas de pesca, casi ninguno dejó de conducir a puerto algún bocoy o barricas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos