El Centro Integrado de FP del Mar incorpora un barco para clases prácticas

La embarcación 'Isla Deva', ya remodelada, en un pantalán de Marina Yates. / E. C.
La embarcación 'Isla Deva', ya remodelada, en un pantalán de Marina Yates. / E. C.

Se trata del 'Isla Deva', cedido por Pesca Marítima, que lo adquirió en su día para realizar labores de inspección

E. C. GIJÓN.

El Centro Integrado de Formación Profesional del Mar, nombre actual de la antigua Escuela de Formación Profesional Náutico-Pesquera, ha incorporado una embarcación para las prácticas de navegación y comunicaciones de sus alumnos, según informó a EL COMERCIO el director del citado centro docente, Indalecio Estrada.

La llegada de ese instrumento clave para la enseñanza se produce por cesión de la Dirección General de Pesca Marítima del Principado, departamento al que estaba adscrito el barco 'Isla Deva' para servicio de vigilancia. La única inversión realizada para sacar adelante esta iniciativa consistió en una renovación de determinados equipos electrónicos y unos trabajos de pintura y adecentamiento imprescindibles en un barco que llevaba bastante tiempo inactivo, atracado en el puerto de Avilés. Los trabajos, realizados por contratas, tienen un coste próximo a 7.000 euros y, además, según explicaron distintas fuentes, no faltan empresas que cedan equipos para someterlos a prueba.

No es la primera vez que el mismo centro dispone de un barco para prácticas. Del emblemático 'Kennedy', que así se llamaba, queda como vestigio el timón, que sirve de adorno en el vestíbulo del Centro Integrado de Formación Profesional del Mar. De eso hace ya varias décadas y, desde entonces, las prácticas se realizaban con simuladores.

«Era suficiente -aseguró Indalecio Estrada-, pero la Organización Marítima Internacional recomienda que la formación no se base solo en simuladores». A partir de ahora, las clases prácticas serán absolutamente reales, con la única particularidad de que no hace falta salir a alta mar.

Unos doscientos alumnos

El Centro Integrado de Formación Profesional del Mar cuenta con cerca de dos centenares de alumnos de enseñanza reglada, es decir, de los grados medio y superior de puente y máquinas, pero por sus instalaciones pasan anualmente unos 400 alumnos más para realizar cursos ocasionales.

El objetivo de Estrada es que puedan navegar en el 'Isla Deva', que conserva su nombre porque hay quien dice que lo contrario trae mal fario, todos los alumnos que lo necesiten, es decir, que la nueva embarcación se convierta en una herramienta habitual y no una excepción, ya que «no se trata de salir una vez al mes para dar una vuelta en barco».

Los alumnos, en general, reciben pronto toda la formación necesaria sobre supervivencia en la mar, así que por falta de cualificación, no hay problema para usarla.

Fotos

Vídeos