El Ayuntamiento de Gijón busca edificios ociosos de fácil adecuación para empresas

El Ayuntamiento de Gijón busca edificios ociosos de fácil adecuación para empresas
El gerente del Centro de Empresas, Rubén Hidalgo. / DAMIÁN ARIENZA

Plantea ganar techo para compañías con acuerdos referidos a inmuebles públicos y privados que mantengan el uso para oficinas en el nuevo PGO

M. MOROGIJÓN.

El Centro Municipal de Empresas (Impulsa) de Gijón quiere generar más oferta de techo empresarial poniendo a disposición de las compañías interesadas edificios ociosos de la ciudad que sean fácilmente adecuables para oficinas.

El éxito cosechado con la activación del edificio de la Fundación Laboral de la Construcción (FLC) en Tremañes, donde se integran actualmente el centro de servicios de la multinacional química estadounidense Chemours y un centro de teleoperadores del Grupo Unísono, anima al Ayuntamiento a seguir trabajando en esa misma fórmula facilitadora de instalaciones. Para ello, según explica el gerente de Impulsa, Rubén Hidalgo, desde su departamento se está hablando con inversores que puedan edificar, pero también viendo edificios vacíos, tanto de propiedad pública como privada, que se ajusten a las necesidades de aquellas empresas que han manifestado su interés en instalarse en Gijón. Se trata fundamentalmente de empresas nacionales en crecimiento. Sobre todo, del campo de la ingeniería y compañías de servicios con plantillas que oscilan entre los 80 y los 400 trabajadores.

La búsqueda de estos edificios ociosos en la ciudad no es tarea sencilla, porque, como recalca Hidalgo, ha de tratarse de inmuebles que mantengan en el nuevo Plan General de Ordenación (PGO) ese uso para oficinas (terciario) o industrial según sea el caso.

Instalaciones privadas que puedan reunir las características buscadas por el Ayuntamiento hay varias. Uno de los edificios más golosos en ese sentido es el de Ingemas, que lleva años cerrado, en primera línea de playa. También hay opciones como las viejas oficinas y talleres de Samoa abandonados desde 2013 en el Alto Pumarín. Sin embargo, desde el Centro Municipal de Empresas se quiere evitar las especulaciones con nombres para dejar trabajar a sus técnicos con tranquilidad y sin presiones añadidas. «Estamos con reuniones y viendo opciones, porque hay que encajar disponibilidad de presupuesto, capacidad de llegar a acuerdos con una buena base jurídica y respetar tanto la iniciativa privada como la pública de otras administraciones», expone el gerente de Impulsa.

Plena ocupación residencial

En este momento las residencias empresariales municipales del Parque Científico y Tecnológico (la sede de Impulsa, el edificio Asturias, el Intra 1 e Intra 2, y el Espacio Tecnológico Campus 'El Cubo') se encuentran ocupadas al 100%. Está en marcha la ampliación del edificio de la sede principal del Centro de Empresas para albergar veinte nuevos proyectos empresariales.

Tanto el edificio de Quinta La Vega como las naves nido que se están construyendo en el polígono de Los Campones tienen ya todos sus espacios comprometidos. Al inmueble de Jove comprado el año pasado a la Autoridad Portuaria irán un laboratorio ('cooklab' de Asincar), tres empresas de economía sostenible y un espacio de trabajo compartido ('coworking') que agruparán a 50 trabajadores. Y las cuatro naves de Los Campones aglutinarán un espacio de 'coworking' y proyectos industriales con unas plantillas que oscilan entre los 60 y 80 empleados.

La ampliación del Parque Científico y Tecnológico en dos parcelas de Sómió se activará en cuanto se apruebe el nuevo PGO, pero aún habrá que esperar entre dos y tres años para que se construya algún edificio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos