Cerca de un 5% de los demandantes de cirugía estética son adolescentes

Jesús Barón, en la sede de la SIBI, en la Gota de Leche. / ARNALDO GARCÍA
Jesús Barón, en la sede de la SIBI, en la Gota de Leche. / ARNALDO GARCÍA

El doctor Jesús Barón recuerda que el desarrollo del órgano debe haberse completado para decidir la intervención quirúrgica

E. C. GIJÓN.

El cirujano plástico Jesús Barón pronunció ayer una conferencia en la sede de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI) en la que abordó la situación de su especialidad en el tratamiento específico de adolescentes, entendiendo como tal entre los 10 y los 19 años. No es que las personas de esa franja de edad protagonicen la mayor parte de la demanda, pues, a falta de datos más generales, la cifró por su propia experiencia en un 5% del total. Sin embargo, es en esos casos en los que el profesional tiene que tener más en cuenta factores psicológicos o de desarrollo corporal.

La regla básica cuando de cirugía estética voluntaria hablamos, ya que la intervención en un quemado, por ejemplo, poca discusión tiene, consiste en asegurarse de que el desarrollo corporal del órgano que se quiere tratar se ha completado.

Los adolescentes suelen ser impulsivos, dijo Barón, y tardan poco en convencer a los padres, si necesitan su apoyo a efectos legales o financieros. No obstante, defendió que se actúe siempre con pleno convencimiento de todas las partes, incluido el médico, «porque, al fin y al cabo, todos queremos lo mejor para el paciente». Además, su experiencia indica que algunos adolescentes demuestran más determinación que los adultos a la hora de acometer una operación, pero son luego poco sufridos en los postoperatorios.

En todo caso, el cirujano detecta que los jóvenes suelen aceptar, cuando hay motivo fundado, los consejos facultativos de esperar el momento más oportuno para realizar una intervención, hasta el punto de que, dijo, los profesionales adquieren más fama por lo que no hacen que por las operaciones realizadas y prefieren perder el cliente que actuar sin convicción.

Culto al cuerpo

En otro orden de cosas, ya sin referencia específica a la adolescencia, Barbón indicó que el culto al cuerpo no llega a priorizar la estética sobre las necesidades. La demanda de cirugía estética cayó entre un 30 y un 40% durante la crisis, si bien hace un año que se nota una recuperación. La sanidad pública cubre algunas intervenciones cuando criterios objetivos lo justifican.

Fotos

Vídeos