«Un chaparrón de verano no es rival para las fiestas»

Un grupo de niños aprovecha un momento sin lluvia para hacer una carrera de sacos en mitad del prau de la fiesta, en Deva. / AURELIO FLÓREZ

Unos treinta niños encontraron ayer en Deva la excusa perfecta para disfrutar de una tarde de juegos aunque el tiempo no invitase a ello

LORETO BARBÓN GIJÓN.

No hay nada que una buena carpa no pueda solucionar. Esa fue una de las máximas a las que se aferraron los vecinos de tres parroquias gijonesas que celebran sus fiestas este fin de semana.

Unos treinta niños encontraron ayer en Deva la excusa perfecta para disfrutar de una tarde de juegos aunque el tiempo no invitase a ello. «Cuando vimos que el orbayu no tenía intención de parar decidimos llevar los castillos hinchables y los juegos dentro de la carpa. Escogimos una grande a conciencia, porque el tiempo es muy caprichoso», dijo Aitor Álvarez, de la comisión de festejos, quien también calificó como un «acierto» el haber montado un «'tenderete' de casi setecientos metros cuadrados para garantizar que las fiestas sigan adelante aunque caiga un diluvio universal».

EL PROGRAMA

Deva
Hoy:
a las 10.30, I Ruta a Caballo. Misa solemne y procesión (13 horas). Sesión vermú (13.30). Parrillada para los participantes en la ruta ecuestre (15 h.). X Maratón de Tute y Parchís (18.30), entrega de premios y fin de fiestas.
Roces
Hoy:
a las 12 horas, misa solemne y procesión. Rifa del ramu (13.30). Romería con La Orquestina (19.30).
Mañana:
a las 18.30, misa por los difuntos de la parroquia.
Cenero
Hoy:
a las 12 horas, ofrenda floral para honrar a San Vicente de Paúl. Misa solemne y actuación del grupo folclórico Turruxón (13 h.). Subasta del ramu, entrega de placas a los distinguidos por su labor en favor de Cenero y espicha (14 h.). Juegos infantiles, regalos y chocolatada (19 h.). Música tradicional y canción asturiana (20 h.). Actuación del grupo Da Silva (22.30).
Mañana:
a las 20 horas, misa por los difuntos de la parroquia y reparto del bollu entre los socios. Verbena amenizada por el grupo Da Silva (23 h.). Fuegos artificiales, baile del sombrero y fin de fiestas (medianoche).

En la carpa de Deva también hubo espacio para el concurso de postres, que superó las expectativas de los más golosos. «El año pasado el certamen era solo de tartas, pero esta vez lo hemos planteado como algo más genérico para que participe más gente y haya mucha variedad de productos», explicó Julián, uno de los organizadores. «Tuvimos una tarta de arroz con leche y un brazo de gitano de Kinder Bueno que voló en cuando lo dejaron en la mesa», comentó Julián, quien también dijo que el postre que ayer ganó el certamen era espectacular. «Nunca había probado una tarta charlota de avellana. Estaba muchísimo más rica que la de chocolate, fue algo impresionante», celebró.

Las celebraciones en honor de San Julián continúan hoy, último día de fiestas en Deva, con la I Ruta a Caballo, una novedad introducida por la comisión de festejos que busca satisfacer las demandas de los vecinos. «Era algo que se venía demandando y que no se hizo hasta ahora por motivos diversos. Para ser algo que hemos introducido este mismo año, hay bastante participación, pues tenemos cincuenta y cinco inscritos», dijo Aitor Álvarez, de la comisión de fiestas. Después se oficiará una misa en honor al patrón de la parroquia y, acto seguido, comenzará una sesión vermú con pincheo en el prau de la fiesta para ir abriendo boca antes de dar comienzo a la parrillada que les espera a los jinetes a su regreso de la ruta. Más tarde, a las seis y media, se celebrará el X Maratón de Tute y Parchís en el prau de la fiesta, bajo la carpa en caso de lluvia, y se pondrá el punto final a las fiestas, hasta el año que viene, con la entrega de premios a los campeones de los juegos de mesa.

Otra de las parroquias que ayer se resguardó de la lluvia durante sus fiestas fue Roces, que tampoco se amilanó a pesar del mal tiempo. «Tuvimos la suerte de que 'abocanó' lo justo para que los niños pudieran celebrar el XXVIII Cross Popular Infantil, pero después tuvimos que meternos dentro de la carpa», reconoció Elena Medina, de la comisión de San Julián de Roces. «En un momento apartamos unas cuantas mesas para ubicar un castillo hinchable y dejar espacio suficiente a los más pequeños», dijo Medina, quien también comentó que «aunque el tiempo nos la está jugando y tenemos menos gente que otros años, las actividades siguen adelante para todo aquel que se acerque a la carpa».

Los niños disfrutaron de un taller folclórico para conocer las numerosas piezas que conforman el traje de asturiano y, además, «se lo pasaron en grande con las actividades de globoflexia. Enseguida se lanzaron a hacer perros, flores, lagartos o espadas con los globos», relató Medina. Roces continúa hoy con su programa de festejos que se retoma a a partir de mediodía con una misa solemne en honor a San Julián, la rifa del ramu y, ya de cara a la tarde, una romería amenizada por La Orquestina. Mañana también habrá actividad y la parroquia oficiará, a las seis y media de la tarde, una misa para recordar a los difuntos.

Niños 'a la carrera' en Cenero

Los más pequeños fueron los protagonistas de las fiestas de Cenero durante la tarde de ayer, donde las carreras de sacos se convirtieron en el mejor pasatiempo. «Estuvimos un poco pasados por agua pero, para lo que llovió, el prau no estaba nada mal», dijo Enrique Aroca de la comisión de fiestas. «No podemos atacar al tiempo, pero sí defendernos de él. La carpa es el mejor refugio para que la gente se lo pase bien aunque llueva», opinó Aroca.

Las actividades previstas al aire libre se celebraron «porque la gente así lo quería. Si tenemos inscritos para la carrera 'tras el quesu' no vamos a dejarlos tirados», comentó el representante de la comisión de festejos, quien también reconoció que una de las actividades programadas para la tarde de ayer no contó con la participación esperada. «La competición con las pesas de veinticinco kilos es dura. Dar vueltas al prau con una de estas en casa mano es agotador pero, si alguien quiere participar, no va a quedarse con las ganas», dijo.

La noche finalizó con una parrillada para los asistentes y una actuación musical a cargo del grupo Gabino Show, pero Cenero retoma sus actividades este mediodía con una ofrenda floral y misa solemne en honor a San Vicente de Paúl. Después se ofrecerá un pincheo que dará paso a una tarde dedicada a los juegos populares, la música y la canción asturiana. La jornada finalizará con una verbena a cargo del grupo Da Silva, que volverá a actuar mañana por la noche, antes del fin de fiestas hasta el próximo año.

Fotos

Vídeos