Chemours trasladará 80 empleos cualificados a la Fundación Laboral de la Construcción en febrero

José Luis Badia (consejero general de Chemours), María Pilar Aiguade (controller financiera de Chemours), Rubén Hidalgo, Fernando Couto, Gerardo Albornoz (director del Centro de Servicios), José María Pérez, Ana Braña, Montsterrat López y Marina Pineda, en el salón de recepciones. / J. PETEIRO

El Ayuntamiento celebra la llegada a Tremañes de la multinacional que estaba instalada en el valle de Tamón tras «meses de intenso trabajo»

MARCOS MORO GIJÓN.

El Ayuntamiento, a través del portavoz del gobierno local Fernando Couto, celebró ayer la llegada de la multinacional química Chemours a Tremañes como «un paso más hacia el impulso del empleo cualificado en la ciudad». Couto otorgó la máxima importancia a que esta compañía haya decidido trasladar su centro de servicios en Asturias, que aglutina a 80 trabajadores, desde el valle de Tamón a la tercera planta de la antigua sede de la Fundación Laboral de la Construcción (FLC) en la avenida de Los Campones. Además, destacó que ha habido «meses de intenso trabajo detrás» para llegar hasta este momento.

Couto adelantó que la empresa, creada a partir del negocio de Químicos de Alto Desempeño de DuPont (se escindió de ella en 2015), hará efectiva su mudanza en el mes de febrero, una vez que se completen las obras de adecuación de las oficinas, que ocuparán mil metros cuadrados.

El concejal de Desarrollo Urbanístico y Promoción Económica explicó que en el desembarco de Chemours, un gigante químico que factura 5.000 millones de dólares al año en todo el mundo, cotiza en bolsa en Wall Street y tiene clientes en 130 países, ha habido «predisposición» por ambas partes. Por un lado, el interés del Consistorio en «tender la mano a centros de servicios multinacionales que encuentren en Gijón una ciudad propicia para el empleo cualificado en espacios empresariales ajustados a sus necesidades y una calidad de vida excepcional para sus trabajadores». Y, por otro, el deseo de Chemours de «consolidar su presencia en terreno asturiano, estableciendo lazos de confianza con el territorio».

El primer teniente de alcalde y el gerente de Impulsa, Rubén Hidalgo, agasajaron en el salón de recepciones, en compañía de concejales del equipo de gobierno y de la oposición, a tres cargos ejecutivos de la multinacional química. Dos de ellos son asturianos. En concreto, los ovetenses José Luis Badia, consejero general de Chemours que reside en Suiza, y Gerardo Albornoz, director del centro de servicios que se traslada desde Tamón a Tremañes. Junto a ellos estuvo presente la catalana María Pilar Aiguade, controller financiera de la compañía para Europa desde unas oficinas radicadas en Barcelona. Precisamente, Aiguade remarcó que el traslado de su sede más puntera a Gijón «confirma la apuesta por el centro de Asturias», adonde llegaron hace años de la mano de DuPont y descubrieron el valor del «fomento del trabajo en equipo».

El director del centro de servicios de Chemours en Asturias, Gerardo Albornoz, destacó que con la mudanza de sede conseguirán unas oficinas «a la altura de nuestras necesidades como centro de servicios profesionales a negocios, lo que dará agilidad para la toma de decisiones y seguir creciendo».

Actualmente, el Centro Municipal de Empresas gestiona las siguientes infraestructuras en su red de residencias y naves de alquiler: el edificio de Cristasa; en el Parque Científico Tecnológico y la Milla del Conocimiento están los edificios Impulsa y Asturias, Intra 1, Intra 2, Los Silos y el Espacio Tecnológico Campus (conocido como 'El Cubo'); Las Palmeras (segunda planta), centros de servicios del polígono de Roces y del polígono de Mora Garay, la sede de Quinta la Vega y naves industriales en los polígonos de Roces y Mora Garay. Esta red acoge a 215 empresas y proyectos empresariales, cuyo número va a crecer en los próximos meses. Un crecimiento en el que va a ser determinante precisamente el edificio que la Fundación Laboral de la Construcción tiene en Tremañes.

Unísono, los próximos

El Cortes Inglés está en este momento adecuando con cargo al Centro Municipal de Empresas (Impulsa) la tercera planta para Chemours. Pero de forma inminente la junta de gobierno va a aprobar una adenda al convenio con la Fundación Laboral de la Construcción para permitir la siguiente gran mudanza. La adenda permitirá que el Grupo Unísono se instale en las plantas primera y segunda (entre 2.500 y 3.000 metros cuadrados) del edificio al que se traslada Chemours.

Con esta nueva instalación de Tremañes arrendada a la FLC, el Ayuntamiento pretende poner en valor un edificio infrautilizado, moderno y con buena comunicación con el centro de Gijón. También aspira a dinamizar el tejido empresarial de la zona (barrio de Tremañes, polígonos de Los Campones, Mora Garay, Bankunión 1 y Promosa), así como fomentar la cooperación público-privada para el aumento de las ofertas de residencias empresariales, tal y como recoge el acuerdo de concertación 'Gijón Crece 2016-2019'. Otro objetivo es hacer frente a la alta demanda existente de techo empresarial para ubicar empresas de tamaño medio-grande en Gijón.

Más noticias

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos