Choca en La Guía, sale por el aire y queda encajado contra el jardín de un chalé

El propietario de la vivienda, delante del coche que invadió su propiedad. /
El propietario de la vivienda, delante del coche que invadió su propiedad.

El conductor, que dio negativo en las pruebas de drogas y alcohol, perdió el control del vehículo tras colisionar con otro en la glorieta

PALOMA LAMADRID / EVA FERNÁNDEZ GIJÓN.

Rocambolesco, impactante y sin heridos. La glorieta de La Guía fue escenario ayer, poco antes de las tres de la tarde, de un espectacular accidente que llamó la atención de todos los que pasaban por la zona a una hora de intenso tráfico. Un turismo Audi A3 procedente de la avenida de Justo del Castillo perdió el control cuando de disponía a salir de la rotonda hacia el centro, colisionó con un todoterreno que circulaba por el carril vecino y salió despedido hacia la acera. En su trayectoria ascendente, sorteó el murete que protegía a una vivienda, derribó la valla metálica superior y quedó, con la parte delantera hacia abajo, empotrado sobre el jardín.

Por fortuna, el conductor, A. A., vecino de El Llano, no sufrió daños personales, ni los habitantes del chalé se encontraban en ese instante en el jardín. De hecho, el accidentado salió por sus propios medios del coche y rechazó la asistencia médica que le ofrecían los profesionales de la ambulancia que se desplazó hasta el lugar de los hechos. Los agentes de la Policía Local que se personaron en La Guía le practicaron las pruebas pertinentes para detectar si había presencia de alcohol y drogas en sangre, las cuales dieron negativo, según apuntaron fuentes del área de Seguridad Ciudadana.

Al escuchar el fortísimo ruido que causó la colisión contra el muro de la vivienda, el propietario salió de la casa para ver qué ocurría y resbaló porque las escaleras exteriores estaban ya cubiertas de aceite del vehículo. «Fue un susto muy grande», señaló el hombre, quien fuera propietario, junto con su esposa, del histórico merendero El Puentín, situado en su día en la finca colindante. El matrimonio estaba comiendo en la planta superior en el momento del accidente. Cuando marido y mujer salieron al exterior ya se encontraron al coche en su terreno. «Nunca había pasado algo así», comentaron consternados. Agradecieron no obstante que el conductor saliese ileso y que no hubiese peatones en la acerca en el momento del impacto.

Grúa de pluma

Su hijo no se encontraba en la vivienda en ese momento. Le alertó su madre de lo ocurrido en una conversación telefónica. «Me llamó mi madre a las tres y al minuto ya me empezaron a llegar fotos», apuntó. Poco antes de las seis de la tarde, una grúa de pluma se desplazó hasta la vivienda para retirar el vehículo. Fue entonces cuando los propietarios del chalé pudieron iniciar las labores de limpieza.

El aceite del coche había empapado las escaleras de acceso, de modo que debieron afanarse para retirarlo, ante el elevado riesgo de una caída. También había restos de la carrocería que entorpecían el paso. Una operaria de Emulsa acudió con una máquina para limpiar los restos de la acera.

Más noticias

Fotos

Vídeos