Cien euros al día por alquilar un apartamento

Uno de los pisos, completo para todo agosto, que se alquila en Rufo García Rendueles. / E. C.

Las casas particulares rozan la plena ocupación con tarifas un 10% superiores desde 2016 | Algunas agencias cifran en un 99% los 'pisos pirata' y hablan de un «aumento brutal» de la solicitud de licencias para regularizar el arriendo vacacional

ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

La ciudad se prepara para vivir su mejor mes del año, en lo turístico, y lo hace con muchos hoteles con el cartel de 'completo'. Pero no es el único alojamiento que roza la plena ocupación. También lo están los alquileres de pisos. Arrendar una casa con dos habitaciones o un apartamento con un dormitorio y un sofá cama para dos personas alcanza los cien euros por noche y el precio sube hasta los 120 en el caso de las que son de mayor tamaño y disponen de tres habitaciones. Familias con un niño o dos, o matrimonios mayores, son quienes más solicitan este tipo de hospedaje que, con respecto a dos años atrás, ha experimentado un auge, aunque sin llegar al 'boom' de épocas pasadas.

Según inmobiliarias consultadas, la demanda ha ido creciendo paulatinamente en 2016 y 2017 y poco tiene que ver con la de años precedentes, en los que, como recuerda Verónica Álvarez, gerente de la agencia Asturias, «el sector turístico se quedó muy parado». Prueba de esa recuperación -que también detecta Cristian Pastrana, del grupo inmobiliario El Sol- es que «los precios pueden ser muy similares a los del año pasado, pero no tienen nada que ver con los de hace cinco», en plena crisis, en la que el gasto se miraba con lupa. Los precios, según los cálculos de Verónica Álvarez, han aumentado un 10% y la demanda, un 20%.

Parejas con dos niños o matrimonios mayores del interior de Asturias o de la península son los que más tiempo están dispuestos a pasar en la ciudad. Las agencias Asturias y Domingo coinciden en que la cuantía media que, en principio, están dispuestos a abonar son 1.500 euros al mes por zonas como el barrio de La Arena, Marqués de San Esteban o el entorno de la plazuela San Miguel. «Un piso de dos dormitorios en una zona buena, pero no 'prime' (primera línea de playa en San Lorenzo, Poniente o el puerto y la calle Corrida) puede llegar a los 2.000 euros mensuales; si se alquila por quincenas, 2.400 y si se hace por semanas, 3.000. Depende del tiempo de estancia, del estado y la zona», añade Álvarez. Porque si se encuentra en una privilegiada «a un piso con tres dormitorios se le puede sacar 4.800 euros al mes». Aun así, los precios «están lejos de los de Sanjenjo, Santander o San Sebastián, donde se pagan hasta 6.000 euros al mes».

Más noticias

Laviada gana 'tirón'

Un ejemplo del 'tirón' que siguen teniendo los alquileres exclusivamente vacacionales lo da Katia Domingo, gerente de la agencia Domingo: «Hay propietarios que tienen reservas hechas desde marzo o abril». Se busca cercanía a la playa y al ambiente y, aunque la oferta de servicios es muy completa en casi todos los barrios, los más desfavorecidos, por situación, son Contrueces, Roces y El Cerillero. «Laviada y la zona de los juzgados empiezan a tener más demanda porque, gracias al 'solarón', se puede acceder fácilmente a Poniente», dicen en la agencia Asturias.

Quienes se decantan por estancias más cortas suelen ser parejas jóvenes o grupos de amigos, que recurren a plataformas turísticas como Airbnb, Niumba o Homeaway. Cristian Pastrana, de El Sol, sostiene que este tipo de ofertas, prácticamente muy similar a la de un apartahotel, ha provocado toda una revolución y no son pocos los propietarios que ya han empezado a adaptarse a este tipo de servicio en el que, por lo general, las estancias son más cortas. «Hemos notado un incremento brutal», asegura. Prueba de ello es que han firmado un acuerdo con una empresa a escala nacional para comenzar a ofrecer un servicio integral en la gestión de propiedades vacacionales. Incluye el check in, el check out, la limpieza, la gestión de reservas, la actualización de tarifas y precios, la gestión de perfil y el mantenimiento.

106 licencias

Esa adaptación por parte de los propietarios pasa, primero, por solicitar licencia para este tipo de actividad. Porque, según Pastrana, «el 99% son 'pisos pirata'», porcentaje que algunas otras agencias rebajan, aunque coinciden que «hay que regular para evitar una competencia desleal». La consejería publicó un decreto en agosto de 2010 para regularlas y, con motivo de esa mayor inspección, hay dueños que han decidido no esperar más. Según los últimos datos del Principado, hay 106 propietarios que han puesto sus viviendas en alquiler en Gijón. 33 ya tienen la licencia, mientras que otros 73 están en trámites de obtenerla. Carecer de ella puede suponer una sanción que oscila entre los 601,02 euros y los 6.010,12 y seis meses de inhabilitación. Pastrana insiste en la importancia de «orientar bien», pues hay propietarios que alquilan durante el curso y después se animan a hacerlo en verano.

¿Y qué pasa con las personas que llegan en agosto para trabajar solo un par de meses? «Pues que no encuentran nada decente o con precios fuera de mercado: a 3.800 euros», apunta Cristian. Porque, como recuerda Katia Domingo, «el alquiler para el curso de un piso de tres dormitorios y dos baños ronda los 550 euros en El Bibio, Viesques o La Arena y baja a los 400 en El Llano». Cuando los trabajadores vienen para agosto y no encuentran nada, suelen recurrir a los clientes con pisos libres para el curso y llegar a un acuerdo.

Fotos

Vídeos