Cinco pisos para reorientar la vida

Fermín Bravo, Eva Illán y José Antonio García Santa Clara, con los sobres que contienen las llaves. / G. P.

El programa Housing First permite a cinco sin techo acceder a una vivienda durante dos años con un alquiler del 30% de sus ingresos

G. POMARADA GIJÓN.

Cinco personas sin techo cuentan desde ayer con una llave que abre la puerta de su nueva vivienda y de «un proyecto vital» llamado a superar años de desarraigo, deambulando entre albergues y la intemperie de las calles. Son cuatro hombres y una mujer con una media de edad comprendida entre los cincuenta y los sesenta años y de perfiles variados. Algunos carecen de hogar desde hace tres décadas, el que menos desde hace tres años. «Son personas con patologías de adicciones y de enfermedades mentales, que son las causas que suelen abocar a que acaben en el fenómeno del sinhogarismo», señalaba la concejala de Bienestar Social, Eva Illán, durante la entrega simbólica de llaves, hecha a los gestores del proyecto para preservar la intimidad de los beneficiarios.

El programa Housing First, ya implantado en Oviedo desde julio y en Avilés desde diciembre, permite a las personas sin hogar acceder a una vivienda social cedida por el Principado y acondicionada por el Ayuntamiento. En el caso de Gijón, el acompañamiento y la gestión recae en la Fundación Siloé, entidad con la que el Consistorio ha firmado un convenio de un año. Una vez transcurrido ese periodo, el servicio «se sacará a contratación pública», señalaba ayer Illán.

Las cinco viviendas están distribuidas entre distintos bloques sociales de la ciudad para evitar la aparición de guetos y los beneficiarios abonarán el 30% de sus ingresos en concepto de alquiler, suministros y comunidad. «Son unos ochenta o cien euros. Se nota la diferencia de que aquí hay un salario social básico, todas las personas cuentan con recursos», señalaba el director general de Vivienda del Principado, Fermín Bravo. La duración estimada de permanencia en los pisos es de dos años, si bien «ha habido casos en que la adscripción a la vivienda fue menor porque llegaban a encontrar trabajo y a tener unas circunstancias normalizadas que les permitían acceder al mercado laboral y agenciarse su propia vivienda por los medios tradicionales», apuntaba la concejala.

Ampliación en 2018

La previsión inicial de la concejalía era que Gijón fuese el municipio pionero en implantar el programa y que los usuarios se trasladasen a las viviendas en julio de 2016. Retrasos en las reformas de los pisos, un error en el concurso de adjudicación del mobiliario y, en las últimas semanas, la renuncia de uno de los beneficiarios han dilatado más de trece meses el proceso. «Estamos tardando lo mismo que en un procedimiento normal, ha pillado un poco el verano y nada más», apuntaba el director de Vivienda del Principado.

La intención de Ayuntamiento y Gobierno regional pasa ahora por aumentar hasta diez el número de pisos de Housing First. Los estudios, señalaba Bravo, desaconsejan implantar «las diez de golpe porque necesitan mucha atención las primeras semanas». La experiencia de Avilés indica que es a partir del tercer mes cuando «empiezan a ser más autónomos». «Estamos sorprendidos por los resultados, estamos hablando de gente que no sabía ni encender el hornillo para hacerse el desayuno y al mes ya están cocinando».

En cuanto a los plazos, desde el Principado confían que «en el primer trimestre del próximo año estén funcionando» las cinco nuevas viviendas. No obstante, Bravo supeditaba las fechas a la existencia de presupuestos municipales. «El año que viene ya tenemos contemplado en la propuesta de presupuestos el incremento del contrato para llegar a las diez viviendas», afirmaba Illán.

Fotos

Vídeos