«Esta ciudad acoge la innovación como palanca de cambio», agradece Thyssen

Javier Sesma, en el centro con la distinción de Embajador, flanqueado por Daniel Martínez y Fernando Couto. Tras ellos, parte de la plantilla. / MANSO

La compañía recibe el distintivo de Embajador 2017 por «su fomento de la economía local y exportar el nombre de Gijón al mundo»

GLORIA POMARADA GIJÓN.

Más de veinte eventos corporativos celebrados en la ciudad, 1.600 pernoctaciones y la difusión del nombre de Gijón por citas profesionales en Toronto, Seattle, Dubai, Frankfurt o Nueva York han hecho del centro de I+D+i de Thyssenkrupp Elevator valedor del premio Embajador 2017. Por primera vez, el galardón concedido anualmente por el Club de Empresas de Turismo de Negocios recae en una compañía «como reconocimiento al gran tejido empresarial que tenemos en la región y en la ciudad, por el volumen de facturación que generan en todos los que trabajamos para el sector turístico», valoró ayer el presidente de la entidad, Daniel Martínez, en la gala de entrega celebrada en la Laboral.

Desde que hace una década iniciase su proyecto de I+D+i en la ciudad, Thyssenkrupp ha cumplido con su papel de anfitrión en congresos de más de 150 participantes, como el de innovación ferroviaria de 2010 o las recientes presentaciones mundiales del pasillo rodante y el ascensor sin cables Multi, cuyo impacto mediático llegó a 370 millones de personas. «Gijón es una ciudad abierta tanto al mar como a los negocios, que ha sabido acoger la innovación como palanca de cambio», destacó el director general de Thyssenkrupp, Javier Sesma. Con el premio bajo el brazo, su compromiso es el de «llevar Gijón al resto del mundo» y «traer a todos los clientes, centros tecnológicos e instituciones que estén interesados en lo que estamos haciendo». Actualmente, el centro de innovación de Thyssenkrupp está inmerso en la realidad virtual de la mano de las gafas Hololens. «Cambiamos el hierro y la mecánica por la parte virtual, que es un complemento fundamental para la transformación digital que está sufriendo nuestra industria», señaló Sesma.

Otro negocio, el MICE -acrónimo en inglés de turismo de reuniones, incentivos, congresos y exposiciones- vive en Gijón «un año bueno, se pone en su sitio y se recupera de la crisis general», señaló Martínez. El presidente del Club de Empresas de Turismo de Negocios incidió en la importancia de un sector que actúa como «uno de los motores de la economía local», con 83 empresas adscritas y un millar de empleos generados. Recordó también la amplitud del concepto de turismo de negocio, que abarca desde «reuniones corporativas, presentaciones de productos, cenas de empresas o viajes de incentivos». Muchos de esos profesionales, «repiten destino durante sus vacaciones».

Durante la gala, Martínez tuvo unas palabras de recuerdo para Elías García, relaciones públicas de la Cámara de Comercio, fallecido el pasado mes de junio. «Era un gran profesional, mejor persona y un baluarte en el turismo de negocios. Te veremos a las puertas del cielo recibiéndonos igual de bien que los has hecho todos estos años».

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos