Ciudadanos atribuye a la renta social que Gijón vaya a incumplir la regla de gasto

Fernández Sarasola. /PETEIRO
Fernández Sarasola. / PETEIRO

Fernández Sarasola pide «replantearse» la segunda convocatoria de la ayuda y reclama políticas de contención de los gastos corrientes

I. V. GIJÓN.

El concejal de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, manifestó ayer su «preocupación» ante la posibilidad de que el Ayuntamiento de Gijón incumpla en 2017 la regla de gasto a la que obliga la ley de estabilidad presupuestaria, según recoge un informe elaborado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef). Recordó que esa situación «conllevaría la intervención y tutela de las cuentas municipales por parte de la Consejería de Hacienda del Principado y la necesidad de elaborar un plan económico y financiero para poder cumplir con la normativa en el plazo de un año».

El edil aseguró que las conclusiones de ese órgano de expertos «es algo que no nos coge por sorpresa, dado que el año pasado ya se estuvo a punto de incumplir esa regla». Recientemente la concejala de Hacienda, Ana Braña, aseguró que en 2016 el Ayuntamiento se mantuvo dentro de los límites por tan solo 200.000 euros, en un presupuesto que supera holgadamente los doscientos millones de euros. Ahora, remarcó Sarasola, «hay dos circunstancias que han elevado notablemente el riesgo de incumplimiento».

La primera de ellas es «la baja ejecución presupuestaria del año pasado, que nos ha dejado poco margen de maniobra». El límite que se fija para cada ejercicio se hace en función del gasto real del anterior, por lo que un año con baja ejecución condiciona a la baja la regla de gasto que se debe cumplir el siguiente. La segunda circunstancia a la que hizo referencia el concejal de Ciudadanos fue «la puesta en marcha de programas expansivos de gasto como la renta social municipal». Señaló que esta iniciativa «se puso en marcha a pesar de contar con informes desfavorables tanto de los servicios técnicos de la Fundación Municipal de Servicios Sociales como de la Intervención Municipal, en los que se alertaba del riesgo que tenía para la sostenibilidad financiera del Ayuntamiento».

A la vista del informe de la Airef, la formación naranja reclama «una política de contención del gasto público, especialmente de los gastos corrientes, y replantearse la segunda convocatoria de la renta social, dado los efectos negativos que este programa está teniendo sobre las cuentas municipales».

Fotos

Vídeos