Ciudadanos votará en contra de cualquier subida de impuestos

José Carlos Fernández Sarasola, a la izquierda, durante un Pleno municipal.
José Carlos Fernández Sarasola, a la izquierda, durante un Pleno municipal. / DANIEL MORA

«Supondría incrementar la presión sobre las clases medias y lastraría el crecimiento económico. Hay que moderar los gastos», defiende Sarasola

I. VILLAR GIJÓN.

El portavoz municipal de Ciudadanos, José Carlos Fernández Sarasola, aseguró ayer que su grupo votará en contra de las ordenanzas fiscales para 2018 «si contemplan una subida de impuestos». Estas disposiciones, que empezarán a debatirse en el seno de la Corporación a la vuelta del verano, son las que regulan el tipo que se aplica a tributos locales como el IBI, la plusvalía o la viñeta para vehículos a motor, así como todas las tasas y precios públicos municipales, desde la ORA hasta el coste por la instalación de terrazas y el acceso a las instalaciones deportivas.

«No vamos apoyar ninguna subida fiscal, ya que supondría incrementar la presión sobre las clases medias y lastraría nuestro crecimiento económico», apuntó Sarasola. El edil, de hecho, considera que «ha llegado el momento de iniciar una política progresiva de reducción de impuestos a medio plazo que contribuya a aliviar las cargas que soportan las familias y a conseguir que nuestro municipio sea competitivo fiscalmente y atractivo para la inversión».

A principios de julio los grupos de la oposición presentaron al gobierno municipal sus propuestas para la próxima negociación de las ordenanzas fiscales. Ciudadanos incluyó entre las suyas «una serie de reducciones y bonificaciones en los impuestos que más inciden en la actividad económica, vinculadas a la generación de empleo y a la sostenibilidad ambiental». Sarasola, sin embargo, cree que Foro «va a ir en sentido contrario y estudia la creación de nuevas tasas que, sin duda, repercutirán negativamente en el bolsillo de los gijoneses». Se refirió en concreto a las últimas declaraciones de la alcaldesa, Carmen Moriyón, en una entrevista en EL COMERCIO, en las que rechazó cualquier modificación del IBI, pero admitió que «habrá que ajustar otras tasas y precios públicos» y que se está analizando el impacto que tendría subir a bancos, telefónicas y empresas energéticas lo que pagan al Ayuntamiento por la ocupación de espacio público con sus instalaciones. Ciudadanos opina que cualquier medida en ese sentido afectará al consumidor final.

Sarasola entiende que el incremento de la recaudación «es innecesario» y recuerda que «el Ayuntamiento cerró 2016 con 39 millones de euros de remanente y el año anterior con 55 millones». En su opinión, «estos datos indican claramente que no hace falta subir los impuestos en la ciudad, siempre que se mantenga una política moderada de gastos». Pero eso es, lamenta, «precisamente lo que el gobierno de Foro no está haciendo al poner en marcha programas como la renta social municipal, a pesar de los informes técnicos desfavorables que indicaban su inviabilidad y el riesgo financiero que conllevaba».

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos