Cláusulas en fuera de juego

Entrenamiento en el campo municipal de la Braña Sur, que gestiona El Llano 2000. / DAMIÁN ARIENZA

El fútbol base enmienda el proyecto para regular los campos municipales | Roces, Manuel Rubio, Arenal, Montevil y Llano 2000 se niegan a ceder horas, a dar cuenta de la cantina y a pagar licencias, entre otras cuestiones

ANDRÉS PRESEDO GIJÓN.

No es una enmienda a la totalidad, pero se acerca bastante. Los presidentes del Roces, Manuel Rubio, Arenal, Montevil y Llano 2000, cinco de los clubes más representativos del fútbol base de Gijón, presentaron su propuesta para los nuevos convenios de uso de las instalaciones municipales. Lo hicieron hace casi un mes y en ella incluyen una serie de correcciones que cambian de forma sustancial, tanto en el fondo como en la forma, el texto redactado, en su día, por el Ayuntamiento de Gijón en su calidad de propietario de los campos de fútbol. Los cambios en el articulado son de tal calibre que, ya metidos en plena temporada, no se ha movido pieza desde el equipo de gobierno y se mantienen, en suma, las mismas condiciones que años anteriores, con convenios prorrogados y sin clarificar el futuro del uso de los campos municipales de fútbol.

La propuesta de los cinco clubes citados incluye eliminar del articulado que el Ayuntamiento de Gijón pueda acabar con el acuerdo de cesión cuando «lo juzgue oportuno, sin obligación de indemnización, ni abonar gastos, daños o perjuicios». Los equipos demandan que se incluya un «peritaje de las inversiones de mejora realizadas por el club en la instalación y la liquidación de la indemnización que proceda, en caso de haberse realizado». De esta forma, los equipos quieren que se reconozca su trabajo durante años y que no se les pueda liquidar «a la brava», como en su día manifestaron. Del citado peritaje saldría la presumible indemnización.

Por otro lado, pretender eliminar el hecho de tener que reflejar en el presupuesto anual los ingresos y gastos de la cantina, y abogan porque sea el Ayuntamiento quien abone los gastos de la tramitación de licencias y permisos para obras dentro de las instalaciones. En el articulado propuesto por la concejalía de Jesús Martínez Salvador, se pretendía tanto el control sobre el movimiento económico de la cantina como que fueran los equipos quienes abonasen las posibles licencias de obras.

La discrepancia también llega hasta detalles como quién debe de asumir los seguros de responsabilidad civil (cada uno dice que tiene que ser el contrario) y, por supuesto, al uso de los campos. Los citados equipos quieren eliminar íntegramente el artículo 9 de la propuesta municipal, que incluye la obligación de ceder tres horas semanales a otros equipos. Su propuesta es que esa cesión sea, «siempre que exista disponibilidad y una vez atendidas las demandas de sus propios equipos».

Por el momento no ha habido ninguna reunión para buscar un acercamiento de posturas y, en consecuencia, buena parte del articulado oficial sigue en «fuera de juego».

Más

Fotos

Vídeos