El campus de Gijón se sube al coche eléctrico

Isaac Pola, Santiago García Granda y Rocío Carrascosa, durante la presentación del plan de movilidad. / AURELIO FLÓREZ

La Universidad habilita cinco vehículos sin emisiones para su profesorado

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Con varios campus dispersos por la geografía asturiana, la movilidad del profesorado se ha convertido en un asunto de primer orden para la Universidad de Oviedo. Ya sea para impartir clase, participar en ponencias o asistir a unas jornadas científicas, tanto el personal docente como el de administración y servicios tienen que desplazarse habitualmente entre Oviedo, Gijón y Mieres. Como primer paso para mejorar la situación, que afecta tanto a los recursos de la Universidad como al medio ambiente de la región, la Escuela Politécnica presentó ayer un programa piloto para implantar el uso de cinco coches eléctricos -tres ya disponibles y otros dos a punto de incorporarse- en estos desplazamientos laborales que llevan al personal universitario por toda la región.

Aunque el programa -que durará tres meses- está enfocado para personal de la Universidad, no se descarta que el alumnado pueda acceder a los vehículos en el futuro. «Oviedo es la quinta universidad de España en la que iniciamos este proyecto y será la propia comunidad universitaria la que determine los usos de los vehículos», explica Rocío Carrascosa, responsable de Alphabet. La empresa, impulsora del proyecto junto a la Universidad de Oviedo, recabará los hábitos de movilidad y experiencias de los usuarios a través de una encuesta. Los vehículos, dependiendo del punto de carga, tardan en reponer su batería hasta doce horas -se realizará en horario nocturno- y su autonomía asciende a 300 kilómetros.

Aunque el centro de operaciones de estos coches eléctricos estará en la Escuela Politécnica, también se puede recargar la batería de los vehículos en el campus de Mieres y, próximamente, en Oviedo. «Es un plan que encaja plenamente con nuestros objetivos. En un campus diverso como es el asturiano hay que idear nuevas formas de desplazamiento sostenibles. La acogida, además, no ha podido ser mejor: ya hay personas que le están dando uso», apunta el rector.

Coste «alto» en viajes

Santiago García Granda reconoce que el gasto en desplazamientos es «alto», por lo que no descarta contar con una flota fija de vehículos que cubran al menos el 50% de los desplazamientos del personal. Para utilizar estos coches eléctricos, añade, todo profesional universitario que así lo desee tendrá que rellenar una inscripción en la que figuren los detalles del viaje.

El consejero de Industria Isaac Pola también estuvo presente en la presentación, en la que felicitó a la Universidad por situarse «a la vanguardia en perspectiva energética». Además, situó el proyecto en el marco de un plan de instalación de once puntos de carga rápida para coches eléctricos a lo largo de toda la región.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos