Los cofrades se reivindican

Brindis en Cimavilla de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades Penitenciales de Semana Santa. /  DANIEL MORA
Brindis en Cimavilla de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades Penitenciales de Semana Santa. / DANIEL MORA

Inciden en el potencial turístico de los pasos y reclaman un apoyo «más explícito» del Ayuntamiento a la Semana Santa

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Hace veintitrés años, Gijón recuperó las procesiones de Seman Santa. No recuerdan, desde entonces, los cofrades un año en el que la lluvia causara tantos estragos como éste, en el que solo salieron tres de las siete procesiones. Sin embargo, del éxito de las que sí se celebraron extraen una reflexión: «Gijón demostró que quiere más Semana Santa. Y las instituciones deberían impulsarla de manera más directa, reconociendo su gran potencial turístico e impacto económico en la ciudad».

En la tradicional merienda de clausura de los festejos, la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades Penitenciarias hizo balance de una Semana Santa «agridulce por la lluvia, que canceló más procesiones que nunca» pero con la contrapartida positiva de la procesión del Encuentro, «a la que asistió más gente que nunca y que prueba que hay ganas de ver pasos y procesiones en la calle», valoró ayer Ignacio Alvargonzález, hermano mayor de la Hermandad de la Santa Misericordia.

Sus palabras reflejan el sentir de las tres cofradías y hermandades de Gijón. «Si en condiciones muy adversas cualquier cosa que hacíamos tenía tan buena acogida, significa que la gente quiere tradiciones. Y si no las tienen en casa irán a buscarlas fuera», planteó Alejandro Vallaure Alonso, de la Cofradía del Santo Sepulcro. Por ello, opina que más allá de convicciones religiosas «se debe fomentar ésta y cualquier otra iniciativa que pueda ser buena para el turismo y la hostelería de la ciudad».

«Curiosidad y devoción»

Gijoneses y visitantes valoran, según los cofrades, «estar en la calle y ver las procesiones, por curiosidad, devoción o el motivo que sea». «El potencial económico que tiene la Semana Santa es tremendo: en León deja cerca de seis millones de euros. Si cuantificaran el impacto aquí, lo verían», incidió Vallaure. Aunque «no estaría de más contar con un mayor respaldo económico» por parte del Ayuntamiento, reclaman sobre todo «apoyo explícito, que se acabe con la tibieza» y se impulse incluso desde el laicismo, valorando el potencial turístico de la Pasión y colaborando más allá de los programas de mano y la presencia de la Banda de Música de Gijón.

«La Semana Santa tiene que ser la suma de todos. Cuando los ciudadanos y el turismo -religioso o no- demuestran que sí están con nosotros, que no somos unos friquis, tenemos que ir de la mano en pos de una apuesta clara, que no tiene riesgo. Y los políticos han de ser valientes y dar un paso al frente», aseguró Juan Antonio Rodríguez-Pládano, hermano mayor de la Hermandad de la Santa Vera Cruz. En definitiva, reclamaron, «deben descubrir, igual que lo hacemos nosotros, el Domingo de Resurrección».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos