Colapsos de tráfico en El Carmen y Laviada por obras y una manifestación

Arriba, atasco ayer por la tarde en la avenida de la Costa a la altura de la plaza de Europa. Abajo, retenciones en Pedro Duro por el cierre al tráfico de Marqués de San Esteban. / A. FLÓREZ / J. S.

El corte total de Marqués de San Esteban para asfaltar y la protesta en la estación de autobuses de los jueves complicaron la circulación en una ciudad llena de visitantes

M. MORO / I. VILLAR GIJÓN.

Los barrios de El Carmen y Laviada se convirtieron ayer en horas punta en una ratonera para desesperación de conductores y usuarios del transporte público por la confluencia de varios factores adversos.

En primer lugar el cierre total al tráfico de la calle de Marqués de San Esteban (salvo para residentes) entre el Museo del Ferrocarril y los Jardines de la Reina por las obras de asfaltado de la calzada y los remates de la remodelación que lleva ejecutándose en los soportales de la calle desde el pasado mes de enero. Esta situación afectó de forma perjudicial a todo el tráfico canalizado desde la zona oeste a través de la avenida de Juan Carlos I.

Al llegar a la altura del Museo del Ferrocarril la única forma de acceder al centro fue realizando desvíos por las calles Mariano Moré, Pedro Duro y otras adyacentes del barrio del Carmen y el entorno del 'solarón' que tuvieron que soportar el gran volumen de tráfico que pasa habitualmente por Marqués de San Esteban. El embotellamiento se agravó porque se impidió circular a los coches por la peatonal calle Almacenes, que habitualmente se utiliza como 'chicane' o vía de escape de los conductores hacia Marqués de San Esteban. Vecinos del centro reclamaron ayer al Ayuntamiento que se una a través del 'solarón' la calle de Dionisio Fernández-Nespral con Sanz Crespo para aliviar todo el tráfico del primer tramo de Marqués de San Esteban y Pedro Duro. Una medida que sería al menos temporal hasta que se construya la estación intermodal en esa zona, cuya entrada en servicio no se espera ahora para antes de 2024. «¿Tanto costaría eso? Sería atravesar 40 metros de un trozo de prau completamente plano», indicaron a EL COMERCIO estos vecinos.

Otro segunda causa de todo este caos circulatorio fue la afluencia de visitantes que es más que palpable estos días en la ciudad y que se nota sobre todo a partir de las cinco de la tarde cuando abre a diario el ferial de la Semana Negra.

Un tercer elemento que contribuyó al colapso circulatorio en algunas de las principales arterias de la ciudad fue la manifestación, autorizada por Delegación de Gobierno, que semanalmente paraliza la estación de autobuses de los Alsas. Una movilización del sindicato Corriente Sindical de Izquierda (CSI) que denuncia el despido de cinco trabajadores auxiliares de la terminal gijonesa. Las colas de vehículos por la tarde en la confluencia entre la avenida de la Costa con Constitución y la Acerona fueron monumentales. La protesta bloquea la salida de autobuses de la estación y obliga a desviar el tráfico en todo el entorno. El resultado fueron importantes retenciones, con coches y transporte público avanzando a gran lentitud.

Fotos

Vídeos