El colegio Miguel de Cervantes se convierte en el primer centro con desfibrilador

Ejercicios de primeros auxilios en el Cervantes. / E. C.
Ejercicios de primeros auxilios en el Cervantes. / E. C.

E. C. GIJÓN.

Que el colegio público Miguel de Cervantes participa activamente en la promoción de la salud, la actividad física, el deporte y en el desarrollo de hábitos saludables entre su alumnado, las familias y los propios profesores es algo sabido por todos. Entre otros programas en marcha cuenta con 'La isla de la vida', que se desarrolla con el apoyo de organizaciones locales, instituciones regionales y municipales, así como el incondicional de prestigiosos deportistas. Ahora, este colegio público da un paso más en prevención con la adquisición de un desfibrilador semiautomático, comprado con el dinero del premio Beactive, que concede la Comisión Europea de Educación y Deporte.

En un comunicado, la Consejería de Educación, Cultura y Deporte explica que «Asturias cuenta con normativa específica desde septiembre del 2016 que regula la instalación y utilización de desfibriladores externos fuera del ámbito sanitario, según la cual un colegio del tamaño del Miguel de Cervantes no estaría obligado a disponer de uno. Sin embargo, ellos quieren ofrecer un extra de seguridad».

«Se trata de un compromiso con la vida de todos los usuarios de un recinto educativo que no solo alberga las prescriptivas clases en horario lectivo sino que también se abre en horario extraescolar hasta las 23 horas e, incluso, sábados y domingos para diversas actividades, entrenamientos y competiciones deportivas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos