Los comerciantes adelantan las rebajas para hacer frente al tirón de internet

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

Basta dar una vuelta por las calles más céntricas de Gijón para observar el efecto que ha tenido sobre el pequeño comercio la combinación de dos factores: la liberalización del periodo de rebajas por el real decreto aprobado en Consejo de Ministros en 2012 y la creciente competencia de internet.

Hasta la aprobación de las medidas liberalizadoras del comercio, las rebajas solo podían tener lugar dos veces al año y debían durar como mínimo una semana y como máximo dos meses. Ahora son los comerciantes quienes eligen cuándo hacer descuentos, a qué productos aplicarlos y durante cuánto tiempo mantenerlos, como ponen de manifiesto muchos escaparates de la ciudad que ya desde mediados de diciembre muestran el cartel de rebajas, descuentos o similares.

Es el caso de Coosy (calle Cabrales, 58), donde llevan con 'ventas privadas' y descuentos en toda la tienda desde el día 15 para paliar los efectos de un año «complicado» en el nivel de ventas. El día 2 empiezan las «rebajas oficiales, con descuentos de hasta el 50%. Ahí se nota mucho más movimiento», explica Sonia Pérez, encargada de la tienda. Dos números más adelante, María José Galán acaba de comenzar la campaña «con descuentos de 20, 30 y 50% hasta febrero». Opina que estas promociones «son necesarias para hacer sitio a la nueva colección y porque la gente no tiene un duro». Tanto ella como Consuelo Joglar, de Tamar Modas (Instituto, 35) coinciden en que esta campaña está siendo «floja, peor que otros años». «Las grandes superficies y sobre todo internet quitan mucho. Vivo gracias a los clientes fijos», sostiene la segunda. Tanto ahí como en Trapper (San Agustín, 2) notan cómo «la gente viene, se prueba una prenda o un zapato y la compra en internet». «Antes las zapaterías esperábamos a las rebajas tradicionales, pero por la competencia de internet ahora las adelantamos», comenta María José Mencía, de Valentina (Casimiro Velasco, 9).

También han comenzado antes en la moda de caballero. «Viendo que todo el mundo tenía rebajas, pusimos descuentos del 10%, aunque no es lo mejor antes de Reyes», apuntan en la zapatería Marrera. En Emilio Yuste (Menéndez Valdés, 27), colgaron ayer el cartel de rebajas, a pesar de que su encargado, Ángel Álvarez, cree que «deberían legislarse como antiguamente para no confundir al consumidor». «Ahora es una locura, no controlamos y al final es perjudicial para el propio comercio», sostiene.

La Unión de Comerciantes explica que «las empresas tienden a respetar los periodos de rebajas anteriores porque forman parte de la costumbre de la ciudadanía», y confía en que las ventas de esta campaña, «que como viene siendo habitual empezó tarde», sigan creciendo de manera constante.

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos